Cultura

Liturgias, cantigas y voces del siglo XVI resonarán en Sevilla

En un juego entre lúgubre y tenebroso, bajo la luz de 15 cirios, el conjunto galo Le Poème Harmonique, especialista en el repertorio del Renacimiento, abre esta noche, a las 21 horas en la Iglesia de la Magdalena, el XXV Festival de Música Antigua con un programa dedicado al oficio de tinieblas.

el 15 sep 2009 / 00:54 h.

En un juego entre lúgubre y tenebroso, bajo la luz de 15 cirios, el conjunto galo Le Poème Harmonique, especialista en el repertorio del Renacimiento, abre esta noche, a las 21 horas en la Iglesia de la Magdalena, el XXV Festival de Música Antigua con un programa dedicado al oficio de tinieblas.

El concierto, enmarcado dentro del ciclo Puerta de Semana Santa, trasladará a los asistentes a la Francia de Luis XIV a través de una cuidada recreación del ceremonial de las Lecciones de Tinieblas. Comandado por el laudista Vincent Dumestre, el grupo Le Poème Harmonique interpretará una de las partituras mayores de Michel-Richard de Lalande, que presentará con una singular puesta en escena que sumirá en la oscuridad a la Iglesia de la Magdalena. Música de influencia italiana, el Oficio de Lamentaciones tuvo su origen en el siglo XVII y alcanzó un enorme desarrollo durante el Renacimiento.

El Festival proseguirá el domingo pero moverá su escenario a la Iglesia de la Caridad, uno de los templos que con más frecuencia elige el certamen para desarrollar conciertos dada su esmerada acústica. Allí, el Coro Barroco de Andalucía realizará, a partir de las 19 horas, un viaje de ida y vuelta a América pasando por Cádiz. La formación vocal ha elegido partituras de Juan Gutiérrez de Padilla, un compositor nacido a finales del siglo XVI, que tras desarrollar su magisterio en Andalucía dio el salto a la Nueva España. De él darán a conocer su Misa Ego flos campi y su Salve Regina, ambas, muestras depuradas del estilo polifónico del músico malagueño.

Tras elevar el espíritu con la música religiosa, el mismo domingo, a las 21 horas en el Cuarto de la Montería del Real Alcázar, el Festival propone barnizarlo luego con la impronta festiva que el conjunto sevillano Artefactum imprime a las Cantigas de Alfonso X El Sabio. Ya era hora de que esta formación tuviera su oportunidad en el certamen más importante que Andalucía dedica a las músicas de época. De innegable hálito orientalista, En el scriptorium del rey sabio -que así se llama el concierto- transportará al espectador a un salón dominado por juglares que atacan esta música buscando, como era tradición, la complicidad con los oyentes.

Acabado el fin de semana, será el turno del esperado concierto que ofrecerá como solista el artista residente de esta edición del festival, el clavecinista y director holandés Gustav Leonhardt, considerado actualmente el máximo exponente en la interpretación de la música antigua europea. Junto a los dos programas en los que dirigirá a la Orquesta Barroca de Sevilla, el lunes a las 21 horas, en la Iglesia de San Jorge del Hospital de la Caridad ofrecerá, como intérprete de clave, un concierto dedicado a la música francesa con obras de Dumont, L. Couperin, Froberger, D'Anglebert, Rameau y Forqueray.

  • 1