Local

Livni y Barak rechazan formar gobierno con el Likud en Israel

El líder del conservador Likud, Benjamín Netanyahu, el encargado de formar gobierno en Israel, se muestra optimista, a pesar de que no ha logrado convencer, en sus primeros contactos, al laborista Ehud Barak ni a la centrista Tzipi Livni para que se sumen a su ejecutivo.

el 15 sep 2009 / 23:06 h.

TAGS:

El líder del conservador Likud, Benjamín Netanyahu, el encargado de formar gobierno en Israel, se muestra optimista, a pesar de que no ha logrado convencer, en sus primeros contactos, al laborista Ehud Barak ni a la centrista Tzipi Livni para que se sumen a su ejecutivo.

El jefe del Partido Laborista transmitió ayer a Netanyahu su intención de pasar a integrar la oposición, después de que el domingo por la noche Livni hiciese lo mismo. No obstante, ambos volverán a reunirse con Netanyahu para continuar el diálogo y sondear una vez más la posibilidad de formar una coalición gubernamental de unidad encabezada por el líder del Likud, a quien el presidente, Simón Peres, encargó formar el ejecutivo.

"Manifesté a Netanyahu que seremos una oposición seria, responsable y constructiva", declaró Barak, al término de la entrevista que mantuvieron en un hotel de Jerusalén. En declaraciones recogidas por la radio pública israelí, Barak reiteró: "La decisión del electorado es que nos vayamos a la oposición y la respetamos".

Por su parte, Netanyahu manifestó a los medios que continuará realizando "todos los esfuerzos posibles para formar un Gobierno de unidad nacional". "No he renunciado a formar una amplia coalición, a la luz de los retos que afronta Israel, especialmente por parte de Irán. Me reuniré con Livni y Barak una vez más", apostilló.

Netanyahu apela a los retos de un Irán nuclear o la actual crisis económica para convencer a sus interlocutores de la necesidad de sumar fuerzas y dejar atrás lo que considera intereses partidistas. Pero lo cierto es que en sus primeros contactos, el dirigente conservador se ha topado con lo que parecen infranqueables principios, como puede ser por parte de Livni no claudicar en la visión de dos estados para resolver el conflicto palestino-israelí. Netanyahu rechaza en su discurso público esa idea y aboga por tratar de buscar una nueva solución al conflicto que no pase "por concesiones territoriales a cambio de paz". Para Livni, en cambio, la necesidad de continuar el proceso de paz con los palestinos sigue siendo la principal demanda y una línea roja que no está dispuesta a cruzar.

Netanyahu pretende armar una coalición con el Kadima (28 diputados) y el Partido Laborista (13), que le garanticen una estabilidad política de la que no goza actualmente con el apoyo de partidos ultra-derechistas.

En medio de estas negociaciones, la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, visitará Israel y la Autoridad Nacional Palestina (ANP) la semana que viene, en su primera visita oficial a Oriente Próximo al frente de la diplomacia estadounidense.

Clinton participará el lunes en Egipto en una conferencia de países donantes para la reconstrucción de la franja de Gaza, y ese mismo día, por la noche, aterrizará en el aeropuerto de Tel Aviv, confirmaron fuentes oficiales palestinas e israelíes.

Fuentes diplomáticas israelíes dijeron a Efe que el martes Clinton se entrevistará con los principales líderes de Israel, en una ronda de carácter "consultivo", tras las elecciones.

  • 1