Local

Llega el tiempo del picnic: mucho más que comer en el campo

Paisajes relajantes mucho más cerca de las ciudades de lo que parece, con opciones para el excursionismo y el ocio activo.

el 14 mar 2013 / 20:34 h.

TAGS:

Toda una oportunidad para vivir una experiencia extra tanto en el terreno cultural como de aventura y tiempo libre la brinda la costumbre del picnic, cuyo económico coste permite disponer de unos euros extra para enriquecer una excursión al aire libre con las riquezas del entorno, que abundan en cualquier punto de Andalucía, por remoto o poco conocido que parezca.

Estas páginas ofrecen para este fin de semana, como es habitual, un recorrido por ocho puntos de las provincias andaluzas con ideas para pasar unos estupendos días de descanso de forma económica. Aunque algunos de estos espacios dejan abierta la posibilidad de preparar barbacoas, y pese a que se cumplan todas las normas de seguridad en prevención de incendios forestales, lo más práctico, desde luego, es llevar comida que no necesite calentarse al fuego, desde las clásicas tortillas, bocadillos, filetes empanados y embutidos a platos que se pueden conservar calientes en recipientes térmicos.

La Consejería de Medio Ambiente ha habilitado en los espacios protegidos que gestiona un buen número de merenderos y espacios para el picnic. Esta lista dista mucho de ser exhaustiva: para ello se pueden consultar la web de la Red de Espacios Naturales Protegidos de la Junta de Andalucía.

  • Área recreativa El Jarillo: En el parque natural La Breña y Marismas de Barbate. Accesible para discapacitados. Se encuentra dentro de un extenso pinar de pino piñonero, que proporciona sombra. Puede acercarse caminando, por el interior del pinar, hasta el área recreativa Majales del Sol, próxima y que cuenta con kiosco-bar.

Es recomendable acercarse al Punto de Información de Barbate, donde podrá obtener información sobre los recursos de este espacio natural y el municipio. Además, el entorno ofrece el espectacular casco urbano de Vejer de la Frontera, el ambiente playero entre Conil y Zahara de los Atunes. Toda una tentación para la pernocta.

  • Área recreativa Buitrago. Muy cerca de Aznalcázar, en el Corredor Verde del Guadiamar, y con un alto grado de frescor por su abundante vegetación y la cercanía del río. Cuenta con una docena de mesas y bancos donde degustar el picnic, algunos de ellos habilitados para personas con discapacidad. Dispone de aparcamiento igualmente.

Junto a este equipamiento se encuentra el itinerario botánico Buitrago, un recorrido accesible a todos los usuarios, y que permitirá al visitante conocer de cerca las especies que pueblan este espacio protegido.

El entorno, a las puertas de Doñana, está muy cerca de los espacios protegidos de la Dehesa de Abajo y la Cañada de los Pájaros, en su vertiente ecologista, y en cuanto a la cultura de la religiosidad, no quedan lejos el Vado de Quema o la localidad de Villamanrique de la Condesa.

  • Área recreativa La Zarza. Muy próxima al núcleo urbano de La Zarza, en Calañas (Huelva) y en el monte público El Alcornocoso, cubierto por pinares, cuenta con un circuito para el ejercicio físico, además de disfrutar de la naturaleza y del paisaje del Andévalo minero.

Muy cerca del área recreativa se encuentra la Corta minera de La Zarza, cuyos orígenes se remontan a época romana. Puede visitarse. También cabe destacar el pantano Puerto de León, con unas vistas excelentes. El entorno está marcado por los paisajes de las viejas minas a cielo abierto de Huelva.

  • Área recreativa Huerta del Rey. En el centro de visitantes Huerta del Rey del paraje natural Sierra de Hornachuelos (Córdoba), de él parten dos senderos, el de la Rabilarga y el Botánico. Dispone también de un bar-restaurante, dos zonas de mesas con bancos y aparcamiento. Suele ser el punto de inicio elegido para recorrer los senderos del parque y cuenta con una variada cubierta vegetal: encinas, alcornoques, dehesa y bosque de ribera. En el centro de visitantes puede hallar información actualizada sobre todas las posibilidades de este espacio natural.
  • Área recreativa La Fuensanta. En el Parque Natural Sierra de Las Nieves, cerca de El Burgo (Málaga), para amantes de la tranquilidad: circular a vehículos a motor está prohibido, pero se puede pescar en los lugares acotados. No se puede prolongar el almuerzo con una acampada, pero localidades tan pintorescas como Ronda o Setenil de las Bodegas están a un paso.
  • Área recreativa de Puerto Lobo. Cercana a varios senderos señalizados y al centro de visitantes Puerto Lobo, en el interior del Parque Natural Sierra de Huétor. El paisaje es un sistema kárstico con cuevas, galerías y estalactitas. Esta misma agua que se adentra en la roca emana posteriormente en manantiales cristalinos que desde la época musulmana eran encauzados mediante acequias como la de Aynadamar, que abastecía a la ciudad de Granada. Y es que el área está a un tiro de piedra de Granada y todas sus maravillas.
  • Área recreativa de Santa Catalina. A las afueras de Jaén, con aparcamiento y accesible para minusválidos, en el parque periurbano del mismo nombre, que se eleva sobre la ciudad. Un buen atractivo para quien quiera conocer esta capital sin tener que preocuparse de los gastos de manutención.
  • Área recreativa El Cristal. A nueve kilómetros de Canjáyar (Almería), en la Sierra de Gádor. Cuenta con aparcamiento, mesas, fuentes, bar-restaurante y cuatro casas refugio con capacidad para 4 o 5 personas. Además, desde este lugar se puede llegar a la encantadora barriada de Alcora a través de un camino de montaña rodeado de pinares para senderistas. La tentación de las Alpujarras queda a un paso...

  • 1