sábado, 16 febrero 2019
21:22
, última actualización
Local

Llegó la obra de los mayores del Cerro

Arranca la construcción del Centro de Día tras 14 años de reivindicación vecinal

el 14 jul 2010 / 18:53 h.

El alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, y la consejera Micaela Navarro, ayer.
El Centro de Día del Cerro del Águila ha llegado a tener más de 7.000 socios. Sin embargo, su sede, provisional desde hace ya 25 años (sigue los pasos del mercado temporal de la Encarnación), sólo tiene 120 metros cuadrados en la calle Juan de Ledesma. Es un "cuchitril". Por eso los vecinos llevan más de catorce años reivindicando la construcción de uno nuevo. Sin embargo, hasta ayer no se puso la primera piedra en un acto lleno de color.

Los responsables de la Junta y del Ayuntamiento no llegaron a enrojecer, pero se disculparon por los retrasos y aseguraron que el compromiso no es ya político, "sino personal", y que ni la crisis podrá con él.

Si la obra marcha bien, en un año se abrirá el nuevo centro para mayores con nada menos que 2.100 metros cuadrados. Será el segundo más grande de Sevilla tras el de Ciudad Jardín. Tendrá talleres, sala de informática, peluquería, gimnasio, cafetería, servicio de podología... "Es media vida para el barrio. No hay color comparado con el de ahora", comentaba ayer el presidente de la asociación de vecinos del Cerro del Águila, Tomás de Soto.

Manuel Olmedo, presidente de la asociación Centro de Día para Mayores del Cerro del Águila, era hace catorce años el secretario y entonces ya pedía a las administraciones que se ampliasen las instalaciones de un centro que da vida a muchas personas. "Antes de las elecciones vino Zoido, del PP, y Pilar González, del PA, pero no había forma de que se empezase a construir. Ya era hora", exclamó.

"Llevan más de seis años anunciando esto. En las elecciones estuvo en auge porque la oposición le dio caña a los socialistas". "Ahora, en los planos, nos parece bien, pero habrá que ver las terminaciones". "No nos importa quién lo haga, el color político del que sea, pero lo necesitamos ya". Así opinaban algunos de los vecinos que asistieron al acto en el que el alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, y la consejera de Igualdad y Bienestar Social, Micaela Navarro, mostraron su compromiso con el barrio.

"Se quiere más lo que más cuesta conseguir". Con esta frase empezó su discurso el alcalde, a quien no le faltó el buen humor para asegurar que la mosca que le molestaba parecía del PP, que supo rentabilizar electoralmente la falta de un Centro de Día en condiciones en el Cerro. Más serio estuvo el alcalde cuando reconoció que no seguirá en su sillón cuando se inaugure el edificio dentro de un año. "Fran Fernández y la consejera pondrán la última piedra y me invitarán, ¿no?, ironizó.

Precisamente Micaela Navarro fue la que quiso tranquilizar a los vecinos que temían que la crisis tiñera de negro (y no del rojo ilusionante de la selección de fútbol) el proyecto: "La única condición que pongo para participar en el acto de una primera piedra es que yo vea el final de la obra".

La consejera intentó justificar el retraso en la apertura de este nuevo centro y alegó que no se construyó antes porque la Junta de Andalucía quería un edificio "que diese respuesta a todas las necesidades del barrio, de ahí que le hayamos quitado un cacho a Tomás", dijo en alusión al terreno que perdió el antiguo colegio Santa Teresa, hoy sede de la asociación de vecinos.

Y es que "no siempre se pueden hacer las cosas con la rapidez que quisiéramos", lamentó Navarro, para quien el hecho de empezar la obra en plena crisis es una muestra de que el Ayuntamiento (que puso el suelo)y el Gobierno andaluz priorizan las políticas sociales.

Los vecinos se mostraron contentos, más si cabe porque ya saben que en la urna que quedará enterrada para la posteridad bajo su Centro de Día está un póster de la selección española de fútbol campeona del Mundial y la corbata roja del alcalde, la oficial del equipo, la que estuvo en Sudáfrica. "Nos dará suerte". "Espero que a nadie le dé por venir esta noche para intentar desenterrarla", bromeaba más de uno ante el entusiasmo por La Roja.

  • 1