Local

"Llevamos nuestros paneles solares a países como México y Jordania"

Es socio y director financiero de Termicol, una empresa líder en el sector de la energía solar que desde 2008 despliega sus redes en el mercado internacional.

el 07 jul 2012 / 18:25 h.

TAGS:

Ángel Martínez y Julio Castro son los dos socios promotores de Termicol, cuyas instalaciones se encuentran en el Polígono La Isla de Dos Hermanas.

Ángel Martínez (Sevilla, 1971) y su socio Julio Castro pusieron en marcha hace más de una década Termicol, una firma de desarrollo y fabricación de paneles solares térmicos líder en el sector que ahora mira a los mercados internacionales para seguir con su proceso de crecimiento.

–El desarrollo y fabricación de paneles solares térmicos es su principal actividad. ¿Cuándo y por qué se lanzan a la aventura de las energías renovables?
–Hace once años mi socio Julio Castro trabajaba en el sector como director de operaciones de una empresa en Málaga que, entre otros productos, se dedicaba a la solar térmica. Intuyó que este era un subsector de las energías renovables con enorme potencial en el país, por lo que me lo comentó a mí, que por aquel entonces trabajaba en Madrid. Paradójicamente los dos no nos conocimos en Sevilla, donde yo estudié Económicas y él Ingeniería, sino en un máster en Madrid, en 1994, y desde entonces tuvimos en mente la idea de crear una empresa fabricante de productos en Sevilla, donde desgraciadamente tan pocos emprendedores se animan en el sector industrial. Me gustó mucho su idea, elaboramos un plan de negocio, buscamos financiación y, cuando lo tuvimos claro, tras unas primeras dudas iniciales los días posteriores al 11 de septiembre de 2001, dejamos el trabajos y nos tiramos a la piscina

–Son líderes en el mercado nacional. ¿A cuánto asciende su cuota en la actualidad?
–No hay datos oficiales ya que hay bastante hermetismo en el sector. Sin embargo, basándonos en los datos aportados por ASIT, la asociación que nos representa a los principales actores del mercado de solar térmica, y lógicamente conociendo nuestros propios datos, estimamos que estaremos cerca del 10% de cuota, cifra que a buen seguro rebasaremos este año, en el que nuestras ventas nacionales a 30 de junio han crecido un 9%, mientras que el sector cayó, según datos de ASIT, un 21% en 2011.

–¿Qué ha aportado Termicol de novedoso al sector?
–La tecnología de la solar térmica no es de las más complejas. Nos hemos especializado en lo que sabemos hacer para ofrecer un servicio excelente a nuestros clientes, en su mayoría grandes distribuidores nacionales de material de climatización, fontanería, construcción... Competimos con grandes empresas que venden, además de solar térmica, muchos otros productos y que por tanto no son especialistas y, por otro lado, con otras que importan sus paneles y equipos solares de fuera. Las primeras no pueden ofrecer el mismo grado de especialización y experiencia, y las segundas no pueden ofrecer nuestros plazos de entrega y flexibilidad, que ahora en tiempos de crisis son muy importantes.

–En época de crisis como la actual, ¿se tiene menos en cuenta el componente medioambiental?
–Sin duda, el que no llega a fin de mes piensa antes en su subsistencia que en la del planeta.

–Tiene distintas delegaciones en el territorio nacional. ¿Cuáles son las zonas con mayor actividad para su empresa?
–Lógicamente la mayor cuota de mercado la tenemos en nuestra zona de influencia natural, que es Andalucía occidental. La siguiente más activa actualmente es todo el arco mediterráneo y las Canarias, seguido de Madrid y Galicia, donde cada vez tenemos mayor presencia.

–¿Y el mercado internacional?
–Hace ya tiempo que dimos ese salto. 2008 fue nuestro año de mayor facturación y ya entonces comenzamos nuestros planes de expansión internacional, previendo que los años de crecimiento nacional llegaban a su fin. Poco a poco hemos ido implantando nuestro proyecto de exportación y hemos acudido con stand propio a las principales ferias mundiales del sector, Milán, Munich y Dallas. Actualmente vendemos en más de diez países de cuatro continentes,  tan dispares como Chile, México, Rumanía o Jordania, aparte de otros más cercanos como Portugal, Italia o Marruecos. En 2010 cerramos con un 14% de exportación del total de nuestras ventas, y el objetivo de este año es superar el 20.

–Fueron la primera empresa sevillana en lanzarse a la fabricación de paneles solares hace ya más de 10 años. ¿Cómo es ahora la competencia de Termicol?
–Realmente somos la primera y la última. La competencia, como dije anteriormente, está principalmente formada por grandes empresas del sector de la climatización. Su principal amenaza se debe al hecho de que disponen de una gran maquinaria de marketing e imagen de marca, pero no son especialistas. Y por otro lado, los paneles que vienen de fuera, cuya principal amenaza es el precio, al proceder en muchos casos de países con mano de obra barata, pero que no pueden ofrecer los plazos de entrega que ofrecemos nosotros. Con la crisis se está produciendo un proceso de selección de los más fuertes, los que quedamos nos enfrentamos en un mercado a la baja.

–¿Cómo ha evolucionado el mercado en esta década?
–Claramente diferenciada en dos etapas, de rápido crecimiento hasta el 2008, pero partiendo de una cifras iniciales bastante modestas, y de caída en los últimos años. La entrada en vigor aquel año del código técnico de la edificación parecía que iba a impulsar al sector a cifras extraordinarias, pero la crisis de la construcción hizo que esto no se consiguiera ni mucho menos. Era obligatorio instalar paneles en las nuevas edificaciones, pero de 865.000 viviendas iniciadas en 2006 se pasó en cinco años a las 78.000 de 2011… Afortunadamente, además del mercado de nueva vivienda existe el de habitada, que depende mucho de las subvenciones autonómicas y que de momento todavía se mantiene. En Andalucía, por ejemplo, se prevé que haya fondos hasta 2014.

–¿Qué proyectos se plantea a medio plazo?
–Estamos finalizando un proyecto de transferencia de tecnología para una multinacional fabricante de productos de climatización que tiene una planta en Egipto y en ella ha montado, bajo nuestra supervisión y asesoramiento, una fábrica de paneles solares térmicos. Es una línea de negocios enormemente rentable y que queremos seguir explotando en todo el mundo. Igualmente continuamos ampliando y mejorando nuestra gama de productos, y nos seguiremos enfocando en el proceso de internacionalización. Creemos que tenemos grandes posibilidades de crecer en el exterior, lo que ocurre es que se requiere de un presupuesto elevado del que no disponemos, por lo que vamos poco a poco. Para ello hemos acudido a organismos como Invercaria, pero que de momento nos han cerrado la puerta. La financiación bancaria no es nada fácil hoy día.

  • 1