Local

La Fiscalía investiga el desfase millonario de las VPO de Sevilla Este

La Sareb o ‘banco malo’, que heredó el crédito de Bankia, constata un descuadre de entre 12 y 14 millones. Se suma a las demandas de los adjudicatarios y proveedores que reclaman el anticipo y las facturas.

el 20 nov 2013 / 18:05 h.

TAGS:

Santiago Herrero, presidente de la CEA, en una imagen de archivo. / EFE Santiago Herrero, presidente de la CEA, en una imagen de archivo. / EFE La Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), más conocida como banco malo por asumir los activos inmobiliarios tóxicos que obraban en manos de las entidades financieras, ha puesto en conocimiento de la Fiscalía de Sevilla posibles irregularidades en la gestión de la promoción Isbylia de 583 VPO en el Polígono Aeropuerto de Sevilla Este por parte de la Fundación para el Desarrollo del Sur de Europa, vinculada a la patronal CEA. La Fiscalía, por su parte, ha abierto diligencias para investigar si existen indicios de delito, entre otras cosas, por “la falta de justificación de los fondos” empleados en la construcción de esas viviendas –ejecutadas al 95%–y que arrojan un desfase aproximado de entre 12 y 14 millones constatados por la Sareb, fruto de la diferencia entre el préstamo inicial de 50 millones concedido por Caja Madrid y los entre 36 y 38 millones en que se valora la ejecución actual de la obra. Una cantidad a la que agregar otros 9,5 millones que los adjudicatarios entregaron en concepto de anticipo. Esta denuncia de la Sareb se suma a la querella que ha interpuesto la Asociación de Vecinos Edificio Isbylia 583 VPO –que agrupa a unos 300 afectados– y a otra demanda de algunos proveedores que tramita el Juzgado de Instrucción número 3 de Sevilla, por la paralización de las obras desde 2012 aunque debía estar terminada en 2010 y y para reclamar las cantidades adelantadas, que oscilan entre los 17.000 y los 21.000 euros, en función de los metros cuadrados de las viviendas. Fuentes de la Sareb, que heredó en diciembre de 2012 el préstamo hipotecario que, primero Caja Madrid y posteriormente Bankia, desembolsaron para la construcción de esas 583 VPO en Sevilla Este, pusieron ayer el acento en la más que “dudosa” gestión realizada por la Fundación cuyo patrono fundador es Santiago Herrero. En primer lugar, por el hecho de que fuese una fundación y no una sociedad mercantil la que se encargara de promover viviendas protegidas que, a pesar del desembolso de esos 50 millones, no terminaron de construirse. Pero también porque “es llamativo el hecho de que entre las cantidades aportadas y las realizadas haya un gap tan importante”. Y es que, a pesar de que la Fundación contaba con ese dinero, con el anticipo de los adjudicatarios (de entre 17.000 y 21.000 euros) y con subvenciones públicas –recibió más de un millón de euros de la Junta– no se pagó a la primera constructora ni se terminaron las obras, ni se pagó al Ayuntamiento por el suelo donde se levantan las viviendas, ni muchos de los proveedores han cobrado sus facturas, por lo que la Sareb ha optado por poner en conocimiento de la Fiscalía todos estos hechos. “Las cifras no cuadran”. Además, hay otras circunstancias oscuras como el hecho de que, una vez que quebró Dolmen, la primera constructora, se adjudicaron los trabajos a una segunda empresa, Nazarí, cuyos administradores eran los mismos de Dolmen, lo que supone “una práctica irregular”, y que tampoco terminaron las obras. O, también, dónde está el dinero de las aportaciones de los propietarios que, por ley, deben permanecer inmovilizadas y garantizadas. Antecedentes. En 2005, Dolmen y la Fundación cierran un acuerdo para desarrollar VPO, a las que el Ayuntamiento adjudica tres suelos en 2006. En enero de 2007 la Fundación adjudicó a Dolmen la gestión y en marzo Caja Madrid otorgó los préstamos. En julio de 2008 se adjudicaron las viviendas, y en octubre Caja Madrid concede el préstamo promotor con el respaldo financiero de la CEA. En octubre de 2008 se inició la construcción que debía terminar en septiembre de 2010, mientras que en 2009 comenzó la crisis de Dolmen que paraliza las obras. En julio de 2012 se produjo el concurso de Dolmen y Nazarí se hace cargo. En diciembre la deuda se traspasa a la Sareb. En febrero se descubre un desfase presupuestario y en octubre la CEA se niega “a respaldar y comprometerse con el acuerdo de financiación”. La Fundación replica que “todo el proceso está documentado” La Fundación para el Desarrollo del Sur de Europa, vinculada a la patronal CEA, aseguró ayer que desde que la Sareb se hizo cargo del crédito promotor de Bankia en la promoción Isbylia de Sevilla Este, la forma de comunicación con esta institución, que se ha venido realizando a través de Bankia, Gleeds Ibérica e Inmobiliaria del Sur, y “todo el proceso están documentados”. Sin embargo, fuentes de la fundación no quisieron entrar a valorar ni la decisión de remitir a la Fiscalía los indicios de irregularidades por el desfase millonario, así como tampoco la decisión de instar ante el Juzgado de lo Mercantil de Sevilla el concurso necesario –que obligatoriamente tiene que ser promovido por un acreedor ante una situación acreditada de insolvencia–, aunque se percibe como la peor solución posible. Desde la Fundación, se remitieron para hacer una valoración al momento en que reciba “constancia documental” de alguna de esas circunstancias que ayer fueron anunciadas por la Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria.

  • 1