domingo, 17 marzo 2019
05:16
, última actualización
Local

Llevan al Consistorio ante Competencia por «monopolizar» la recogida de aceite usado en los bares

La asociación Geregras también ha planteado una demanda ante los juzgados de lo Mercantil.

el 23 ago 2014 / 12:00 h.

TAGS:

La gestión del aceite usada ha enfrentado al Ayuntamiento y a las empresas del sector. / El Correo La gestión del aceite usada ha enfrentado al Ayuntamiento y a las empresas del sector. / El Correo El asunto del reciclaje del aceite usado de los establecimientos hosteleros va a dar más de un quebradero de cabeza al Ayuntamiento, contra el que se han abierto dos frentes más tras su decisión de adjudicar a una única empresa su retirada a través de un concurso público. La Asociación Nacional de Gestores de Residuos de Aceites y Grasas Comestibles (Geregras) ha denunciado ante la Comisión Nacional de Competencia y ante los juzgados de lo Mercantil al Ayuntamiento de Sevilla el «monopolio» en la recogida de estos residuos. Dos demandas que se unen a las presentadas ya ante el Tribunal Superior de Andalucía (TSJA), la Agencia Andaluza de Competencia y ante varios juzgados de lo Contencioso-Administrativo, en las que reclaman la nulidad de esta adjudicación. Geregras, que ha abierto un frente común junto con la Asociación Nacional de Empresarios de Recogida, Tratamiento y Reciclaje de aceites y grasas (Aerta), ya llevaron el pasado mes de julio llevaron ante los tribunales al Ayuntamiento y Lipasam solicitando que se declarara «la nulidad» del concurso, que fue adjudicado a la empresa Biouniversal, y de todo el procedimiento. Ahora, han elevado el caso a la Comisión Nacional de la Competencia, al entender que Lipasam está «monopolizando» el servicio y es un problema que afecta a empresas que trabajan en todo el ámbito nacional El caso es que, antes del cambio realizado por el Ayuntamiento, eran los bares y restaurantes quienes contrataban el servicio de recogida de aceites usados a empresas homologadas por la Junta de Andalucía, sin que desde el Ayuntamiento se le señalara la compañía en concreto, como ahora. Entonces, y como contraprestación por el aceite entregado, las empresas particulares les ofrecían a los hosteleros servicios de limpieza para sus establecimientos o, incluso, dinero por darles un producto con el que luego ellos hacían su negocio: el reciclado para convertirlo en biodiesel. Ahora se les obliga a hacerlo de forma gratuita. Lo que Geregras denuncia es que esta «monopolización del servicio va a acabar con las empresas del sector y los puestos de trabajo», explicó el responsable jurídico de la entidad, Carlos López, quien dijo que en Sevilla hay una treintena de firmas que se dedican a este negocio y que dan trabajo a unas 300 personas. Unos puestos «que pueden ver peligrar su futuro porque el Ayuntamiento lo ha entregado a una sola empresa». Por este motivo, lo han llevado, primero a la Agencia Andaluza de Competencia, y el pasado 6 de agosto a la Comisión Nacional, que ahora deberá solicitar al Ayuntamiento que se pronuncie al respecto. En caso de que se detecte una infracción de la Ley de Competencias, «podremos iniciar acciones legales, que incluso puede iniciar la propia Competencia», dijo López. Asimismo, el 6 de agosto también presentaron una demanda ante los juzgados de lo Mercantil por «vulneración de la Ley de Competencia». «Corresponde a las administraciones remover los obstáculos y crear las condiciones efectivas para que la actividad de gestión de aceites usados pueda haber varias empresa competidoras», señaló el responsable jurídico de Geregras. Igualmente, López anunció que cuando se publique en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) la nueva ordenanza municipal sobre limpieza, que se aprobó el pasado 25 de julio, «se llevará directamente a los tribunales para su declaración como nula de pleno derecho». «No vamos a consentir que se monopolice un servicio de forma ilegal, es un atropello», señaló.

  • 1