jueves, 25 abril 2019
23:17
, última actualización
Cultura

"Llevaría hasta el límite la política de apoyo al talento autóctono"

Karel Mark Chichon es el titular de la Orquesta Filarmónica de la Radio de Saarbrücken (Alemania) pero se ha enamorado de Sevilla y estaría dispuesto a quedarse a dirigir a la Sinfónica.

el 21 may 2014 / 23:32 h.

TAGS:

El maestro gibraltareño Karel Mark Chichon, enamorado de Sevilla y de la música. / Foto: El Correo El maestro gibraltareño Karel Mark Chichon, enamorado de Sevilla y de la música. / Foto: El Correo Karel Mark Chichon es el titular de la Orquesta Filarmónica de la Radio de Saarbrücken (Alemania). También ha dirigido la Filarmónica de Viena, la Concertgebouw de Ámsterdam, la Sinfónica de Londres; llevó varios años los celebérrimos conciertos Christmas in Vienna... Tiene por delante dos citas que harían alucinar a cualquier otra batuta: va a llevar Madama Butterfly al Metropolitan de Nueva York y La Bohème a la Scala de Milán. Pero por el camino se ha enamorado de Sevilla –hasta se hizo hermano de la Macarena, anteayer– y estaría dispuesto a quedarse a dirigir a la Sinfónica. Eso sí: para ello no solo hacen falta sueños; también, un gran proyecto. Toca ver qué cabe esperar del maestro gibraltareño al respecto. –Sabrá usted que en la ROSS hay serias limitaciones presupuestarias, que afectarían tanto al sueldo del director como a la planificación artística. –Las limitaciones presupuestarias también tienen que ver con cómo uno gestiona esos presupuestos. Muchas veces he visto cómo gerentes y directores de coliseos operísticos y sinfónicos se lamentan por falta de presupuestos sin hacer mucho para ganarse la confianza de los políticos que claramente han observado un despilfarro de esos mismos fondos sin ningún tipo de control o justificación. A veces el problema esta en esas mismas personas de cargo directivo que no son capaces de gestionar ideas artísticas con límites presupuestarios. –El director que venga deberá aportar fuertes apoyos económicos, tanto de patrocinios como de entidades colaboradoras. ¿Cuáles serían sus bazas? –Naturalmente, un director que no reúna esos apoyos económicos no tiene posibilidad de hacer su trabajo con éxito, pero también cabe el peligro de clasificar a directores dependiendo de esos apoyos económicos. Yo siempre digo que ningún apoyo económico te puede salvar cuando te pones delante de una orquesta para dirigirla porque en ese momento estás desnudo y solo te quedan tus capacidades artísticas para poder convencer a una orquesta para que quiera hacer música contigo. Desde que estoy al frente de mi orquesta hemos hecho muchas giras por Alemania y Asia y grabado un disco con Deutsche Grammophon (el primero en la historia de la orquesta) y tengo un cien por cien de asistencia en todos mis conciertos, algo que me orgullece. –¿Qué opinión le merece Pedro Halffter como director? –No me gusta hablar de mis colegas. –Usted ha manifestado su amor por Sevilla. ¿Qué le gusta de ella? –¡Todo, todito! La gran plaza de toros (soy un gran aficionado a los toros), la Semana Santa, la Giralda, el Puente de Triana... La lista no tiene límites. Sevilla es la ciudad más bonita del mundo, punto y aparte. –¿En la actualidad tiene usted ofertas para dirigir orquestas como titular? ¿Cuáles? –Es obvio que cualquier director con un cierto perfil internacional planea con mucha antelación sus compromisos. Los míos están planificados hasta el 2018 y entre ellos hay dos o tres orquestas en Holanda, Alemania y Francia que me invitan con la idea de hablar de un futuro más permanente. –Su matrimonio con la mejor mezzosoprano del mundo podría beneficiar mucho las aspiraciones líricas de Sevilla, a poco que ella aceptase implicarse en su proyecto. ¿Muestra su esposa una buena disposición hacia esta idea? –Es obvio que mi esposa apoyaría mi proyecto en Sevilla y también creo que sería mi obligación hacer todo lo posible para que la gran ciudad de Sevilla disfrute no solo del arte de mi esposa, sino de todos los grandes artistas que conocemos y que sé que estarían encantados de venir en el futuro para compromisos artísticos. –¿Conoce la música española actual? ¿Estaría dispuesto a apostar por la música de hoy? –Estoy muy al corriente de la música española actual. Creo que todo director artístico tiene la obligación de promocionar la música de hoy, pero a veces opino que no se hace de la manera correcta. No hay que hacer maratones de música contemporánea para hacerle llegar al publico la música moderna. Menos, a veces, es más. –¿Cuál sería su proyecto para Sevilla? –La colaboración con artistas andaluces tiene todavía mucho margen de recorrido y potenciación, siendo en realidad manifiestamente mejorable. No supondría una devaluación de la calidad artística de sus propuestas, sino más bien al contrario un notable incremento de esta, amén de una apuesta por la austeridad, la optimización de recursos y la sostenibilidad de las producciones artísticas. Llevaría hasta el límite la política de apoyo al talento autóctono, priorizando este en igualdad de condiciones, relacionándolo con grandes artistas internacionales y por tanto haciéndolo crecer, tal y como han hecho otros países que, después de un tiempo trabajando en esa dirección, son potencias musicales, como Finlandia y Venezuela.

  • 1