Local

Lo más parecido a estar muerto

Ni el más pesimista de los béticos podía pensar aquella tarde de noviembre en la que se doblegó al Racing -vestido con otra camiseta del Betis- que la siguiente victoria como local tendría que esperar, en el mejor de los casos, a las vísperas de la Feria de Abril.

el 16 sep 2009 / 00:56 h.

Ni el más pesimista de los béticos podía pensar aquella tarde de noviembre en la que se doblegó al Racing -vestido con otra camiseta del Betis- que la siguiente victoria como local tendría que esperar, en el mejor de los casos, a las vísperas de la Feria de Abril. Cinco meses en los que se han vuelto a tirar por la borda las ilusiones de una afición que lleva penando desde ya no recordamos cuándo, y lo que es peor, millones y millones de euros que salen de los bolsillos de los propios béticos y siempre para mayor gloria de otros. Por desgracia, y cuesta decir esto a pesar de vivir casi condenados a mirar por el retrovisor para no caer en los avernos de la tabla, los verdiblancos van a volver a pasar una Semana Santa pendiente de lo que hay que estar pendiente, ya me entienden... Ojalá la necesaria resurrección de este club se produzca el próximo domingo con un triunfo en ese Santander donde se consiguió la primera liga y donde hace poco los béticos celebraron casi como aquello el no perder la categoría, qué cosas. Cima y sima de un club nacido para vivir en los extremos, y al que parecen haberlo sentenciado a cotas abisales hasta que el juicio final ponga a cada uno donde se merece.

  • 1