miércoles, 24 abril 2019
08:27
, última actualización
Local

"Lo próximo que escriba será una novela, necesito un descanso"

La sevillana Marina Perezagua vuelve a sorprender con ‘Leche’, su nuevo libro de relatos

el 16 jun 2013 / 21:25 h.

TAGS:

Después de deslumbrar con su excelente debut, el libro de relatos Criaturas abisales, Marina Perezagua repite género y editorial –Libros del Lince– para su segunda entrega, Leche, que presentó la semana pasada en el café cultural La Mercería. Una auténtica militante en la narrativa corta que no duda en afirmar que “como toda militancia, el relato me está dejando agotada. Por mi carácter un poco obsesivo, el cuento como género implica un desafío mucho mayor que el de una novela. Habrá escritores a quienes sin duda les ocurre lo contrario”. Por eso, afirma, “lo próximo será una novela, porque necesito un descanso. Llevo algunos meses con ella y me gusta la sensación de no saber exactamente a dónde voy a ir. Pero echo menos el desafío que implica para mí escribir un cuento”. De momento, ahí están los cuentos de Perezagua (Sevilla, 1978), empeñados en mostrar a menudo el lado menos amable de la realidad para sacudir al lector. ¿No es suficiente con los telediarios? No. “Pienso que a los telediarios les falta pudor”, afirma. “El reflejo de la realidad, o su denuncia, no requieren de la selección de imágenes obscenas. Esto sólo no basta. Pero lo más importante es que los informativos muestran únicamente una realidad, hasta el infinito, siempre la misma. Hay países que permanecen en la sombra, voces que sufren y no se oyen. Yo estoy más interesada en esas voces abandonadas, pero esto es así como consecuencia del hecho literario, es decir, son mis personajes los que acaban manifestando un compromiso ético que yo no busco cuando me pongo a escribir, aunque me alegra”, agrega. A pesar de llevar ya varios años afincada en Nueva York, Marina Perezagua no se siente en absoluto despegada de la tradición española: “He crecido dentro de la tradición española, y aunque he pasado mucho tiempo en Nueva York y en diferentes zonas de Francia, los años más importantes, mis años de formación, son españoles. De todos modos, como decía Borges: “Gracias a Séneca y Lucano, de Córdoba,/ que antes del español escribieron/toda la literatura española”. Quiero decir con esto que las influencias del propio país pueden estar incluso más presentes en un país extranjero”, comenta la sevillana. Cuando se le pregunta con quién se haría una foto de familia de entre todos los escritores de las letras hispánicas actuales, duda un instante antes de contestar: “Yo descreo de cualquier tipo de familia, pero me siento cercana a todos aquellos que escriben hoy. Dar nombres sería dejar otros fuera, y todos estamos en el mismo barco”, asevera. No queremos terminar sin preguntar qué historia hay detrás de la fabulosa portada de su libro, obra de un artista famoso por haber sido portadista de los Rolling Stones. “Hace tres años estuve en una exposición en el Museo Albertina de Viena”, recuerda. “Allí conocí la obra del pintor norteamericano Walton Ford, que yo desconocía hasta el momento. Me enamoré. Sus obras son para mí el equivalente conceptual de mis cuentos. Pensé que sería un sueño que nos diera los derechos de una de sus obras para la portada de mi libro. No sólo nos dio los derechos, sino que ha ilustrado uno de mis cuentos, que leyó traducido. Para mí es una de las mayores felicidades que he tenido en mi carrera, dada la importancia que la pintura tiene en mi vida. Walton Ford es un gigante de la pintura del futuro”.

  • 1