Deportes

Lo que cambia la vida en trece días

Emery pasa de casi repudiado tras el 0-2 del derbi a casi renovado tras ganar al Madrid y enlazar seis triunfos seguidos.

el 28 mar 2014 / 09:38 h.

emeryEl fútbol es un fenómeno tan variable y extremoso que a veces ocurre lo que está ocurriendo en el Sevilla FC de la temporada 2013-14. Hace dos semanas, sin la posición europea consolidada y con el 0-2 en la ida de los octavos de final de la Liga Europa contra el eterno rival, la campaña apuntaba a desastre y Unai Emery era poco menos que repudiado en los círculos de la hinchada nervionense. Trece días después, el Sevilla tiene el puesto europeo poco menos que garantizado, otea un futuro esperanzador en la competición continental, consigue una racha histórica de victorias y su entrenador, por tanto, vislumbra una renovación más cercana que lejana. Y no es una conjetura, sino que lo ha reconocido el propio club. «La confianza respecto a Unai ha sido el cien por cien», aseguró el director deportivo, Monchi, antes incluso de la remontada ante el Real Madrid, el broche (por ahora)a esa excepcional serie de seis triunfos consecutivos en la Liga en un mismo curso, un logro inédito en la historia de la entidad. «Ya desde enero estábamos en conversaciones. La confianza es general porque el proyecto es a tres años», recordó. Ni dos semanas ha necesitado Emery para que su continuidad sea la decisión más lógica, al margen de protestas y rechazos. En concreto han sido trece días, los que van desde el jueves 13 al miércoles 26. Cuando cayó contra el Betis (0-2) en aquel primer duelo de los octavos, el Sevilla venía de conseguir las tres primeras victorias de su racha en curso (0-1 en Vallecas, 1-0 frente a la Real Sociedad y 1-3 en Almería). Antes había empatado en casa con el Valencia (0-0), así que la racha entonces era de cuatro jornadas sin perder, pero justo antes había enlazado tres derrotas seguidas: 2-3 con el Levante, 3-2 en Málaga y 1-4 contra el Barcelona. Total, que el conjunto blanquirrojo tenía 38 puntos y era séptimo, sí, pero lo rondaban de cerca el Levante (36) y el Valencia (35), mientras que por delante necesitaba más de un triunfo para alcanzar a la Real Sociedad (43) y el Villarreal (44). Y qué decir del primer puesto con derecho a disputar la Liga de Campeones, en poder del Athletic a doce puntos (50). En estos trece días, el Sevilla ha obrado dos remontadas milagrosas. La primera y más determinante, por todo lo que ha generado dentro y fuera del equipo, fue la del derbi europeo. La segunda es en la Liga. En tan corto espacio de tiempo, la escuadra de Emery ha obtenido otras tres victorias en la Liga: 4-1 contra el Valladolid, 1-2 en el feudo de Osasuna y el 2-1 ante el Real Madrid. Como consecuencia del pleno ha avanzado dos puestos en la clasificación, ya que ha adelantado a la Real y al Villarreal, a los que además aventaja en uno y dos puntos, respectivamente. En otras palabras, en trece días ha sacado seis puntos a los donostiarras y ocho al submarino amarillo. Y además el colchón sobre el octavo ha pasado de mínimo a confortable: ni más ni menos que diez puntos (el Espanyol ocupa esa posición y tiene 40). Emery también ha conseguido en estos trece días que su afición pase de temer una campaña discreta a soñar de nuevo con el retorno a la más importante de las competiciones europeas: la Liga de Campeones. En menos de dos semanas, el Sevilla ha reducido a la mitad su desventaja respecto al cuarto, el Athletic, que ahora está a sólo seis puntos de diferencia con 24 todavía por delante. Y si la vida cambia tanto en trece días, qué no podrá suceder en dos meses.

  • 1