Local

"Lo que daría por ser una taza"

el 01 oct 2012 / 20:15 h.

TAGS:

El Palacio de Congresos acogió ayer una intensa jornada de casting para La Bella y la Bestia.
-->

"Lo que daría por ser una taza". Honestamente, entre los niños y las niñas las aspiraciones habitúan a ser algo mayores. ¿Qué tal, por tirar de tópicos, ser princesa o caballero". Nada. Samuel, con siete años en el cuerpo, ayer, hoy y mañana aspira a ser una taza. Concretamente la taza Chip. Y como él 179 niños más, los mismos que ayer por la tarde, a lo largo de un goteo constante, fueron llegando aFibes para participar en el casting que organizó el musical La Bella y la Bestia, que podrá verse en este mismo escenario del 23 de noviembre al 2 de diciembre próximo.

Sucedió en un ambiente de amplia competencia, buena predisposición y miradas de reojo de unos papás y otros. Probablemente algunos pequeños aprendieron más ayer de lo que les espera a la vuelta de unos 15 años que lo que lo hacen en algunas horas de clase. Comparar la prueba de selección con una entrevista de trabajo puede ser excesivo, pero los nervios y la ansiedad, en algunos casos, no le iban a la zaga. Una obra que han presenciado 35 millones de espectadores en todo el mundo no merece menos. Por eso Félix, con ocho años, se afanaba en otear algo por la mirilla que daba a la sala en cuyo interior una decena de pequeños hacían su prueba:"No veo nada, pero esperemos que se dé bien", concluyó con serenidad mientras regresaba al estudio del fragmento dramático y el esbozo de canción que tendría que interpretar luego.

"Buscamos sólo a tres Chips y lo principal es que los aspirantes tengan naturalidad y desparpajo", decía Luis Sala, gerente de la compañía y responsable de las pruebas. En apenas unos segundos sabe quien sí, quien tal vez y quien hasta luego, gracias. Claudia tenía muchas posibilidades, le hizo repetir la canción y apuntó en su ficha. El resto de niños, sentados en círculo en el suelo la miraron con una mezcla entre admiración y antipatía: se habían dado cuenta de sus posibilidades. Tiene, eso sí, un acento tan hispalense que habría que pulir con cera y maquinaria pesada..."No haría falta -desmintió Sala- los niños los escogemos en cada ciudad a la que vamos y no nos importan que se note que son galleguiños o andaluces, por poner dos ejemplos, forma parte de la gracia del espectáculo".

"Si no les llamamos en dos o tres días, no se preocupen, todos lo han hecho genial pero sólo necesitamos a tres", aseguró al salir de la segunda ronda a los papás y mamás congregados que le miraron con ojos lastimeros, como implorando que su retoño sea el elegido. Todos ellos son clientes potenciales y mal haría la compañía en decir que Zetanito se ha engollipado en el recitado y no supo distinguir una nota alta de una baja. Sí, hubo un Zetanito.

Otros lo pusieron muy fácil, como Leo ayer, estudiante de música. No sabemos si su lugar estaría más en Los 3 (menudos) tenores que en La Bella y la Bestia, pero de subir al escenario, seguro que el público de la zona económica se entera de la canción.Acompañando toda la tarde estos miniexámenes estuvo Adonis, singular nombre artístico de un joven pianista en modo robot que ayer tocó durante horas los mismos ocho o nueve acordes de la melodía Ser humano otra vez. "Yo estudié para ser un músico clásico pero hoy estoy aquí", ...ganando unos euros, completó con el pensamiento. "No me aburro, los niños me entretienen". Ya.

-->-->

  • 1