Local

Lo que el viento se ha llevado del Tiro de Línea

La piscina sigue  sin uso desde que el temporal arrancó la cubierta hace 15 días

el 03 feb 2013 / 19:14 h.

TAGS:

Los vientos huracanados que peinaron Sevilla hace ahora 15 días se llevaron por delante decenas de árboles, ramas, cornisas, vallas publicitarias, parte del cableado del AVE Sevilla-Madrid... y la cubierta de la piscina del Tiro de Línea. La llamada ciclogénesis del pasado 19 de enero echó abajo la carpa que permitía el uso de estas instalaciones durante todo el año.

Desde entonces la piscina se ha visto obligada a interrumpir sus cursos y a derivar usuarios a otros centros próximos a la espera de que se reponga la cubierta, que todavía yace sobre la lámina de agua. El asunto ha sido motivo de enfrentamiento entre vecinos y Ayuntamiento. Los primeros aseguran que "no todos los abonados" han sido reubicados debidamente, mientras que desde el Instituto Municipal de Deportes (IMD), responsable de la gestión del centro, se insiste en que se ha realojado ya a "más del 90%". De hecho, fuentes municipales precisan que de las 830 personas que había matriculadas, 800 han ido a parar a otras instalaciones deportivas cercanas, como las de Rochelambert e Hytasa. Las mismas fuentes aclaran que "desde un primer momento la prioridad ha sido ofrecerle otro espacio a los ciudadanos afectados".

Sin embargo, la versión de los vecinos es distinta. Desmienten que estén todos reubicados y recuerdan que hay determinados colectivos, como el formado por los discapacitados físicos, que tienen "dificultades" para trasladar sus ejercicios a otras piscinas, pues "no todas cumplen" con los requisitos que necesitan -tener dos zonas de poca profundidad- para desarrollar con normalidad sus trabajos de rehabilitación y mantenimiento. El tema preocupa a la asociación vecinal del barrio, que la semana pasada ha buscado respuestas en el pleno del Distrito Sur. Así, su presidenta, María Luisa Pérez, denuncia que aquel pleno fue "antidemocrático", pues, según ha relatado, "se presentó el director del centro y la gerente del IMD y se llevaron a los vecinos aparte para darles una explicación sobre la piscina, obviando a los representantes vecinales que se encontraban en la sala". La actitud enfadó a los portavoces vecinales, que han criticado duramente "las formas" en la que se ha abordado el tema desde el Gobierno de Zoido. Los vecinos temen que la demora en la reposición de la carpa conlleve un cierre de las instalaciones.

  • 1