domingo, 18 noviembre 2018
14:49
, última actualización
Deportes

Lo que es imposible, es imposible

El Sevilla, víctima de sus propias carencias y de un mal arbitraje, cae goleado ante el Real Madrid y se complica aún más la vida.

el 29 abr 2012 / 12:02 h.

Cabecera de la manifestación en Málaga.

Lo que es imposible, es imposible. Así reza el dicho y así se resume lo ocurrido en el Santiago Bernabéu, donde el Sevilla cayó goleado ante un Real Madrid superior que, pese a ello, no necesitó exprimirse al máximo. El conjunto nervionense, una vez más, pagó carísimas sus propias carencias: cometió graves errores defensivos y fue inocente como un cubo en ataque. Para colmo, Mateu Lahoz anuló un gol a Fazio (3') por una supuesta falta de Negredo y favoreció a Mourinho y los suyos siempre que pudo. Ante la duda, el poderoso. Cristiano (19') encarriló el partido y Benzemá lo sentenció con dos tantos -a cual más fácil- en los compases iniciales de la segunda parte. No hubo más historia.

Con este nuevo paso atrás, el Sevilla firma una racha de dos derrotas y un empate en las tres últimas jornadas que complican aún más sus opciones. La Champions, con nueve puntos por disputar y tras la victoria del Málaga, es ya una utopía. Además, el Sevilla sigue fuera de los puestos de Europa League. Una victoria en los cinco últimos encuentros no da para más. Y todo ello, a tres días del derbi.

Ganar en el Bernabéu a este Real Madrid, una máquina de hacer goles, dolido por su eliminación de la Champions y que podía proclamarse campeón horas más tarde con permiso del Barcelona, no era fácil. Y más aún en las circunstancias en que llegaba el Sevilla. A las bajas ya conocidas de futbolistas importantes como Kanouté, Perotti y la última de Escudé se unían las de Gary Medel y Manu del Moral por sanción. Además, Spahic y Palop, que parecían llegar a tiempo para la cita, ni siquiera estuvieron en el banquillo de suplentes.

Con este panorama, Míchel modificó su esquema y jugó con un 4-3-3. Cala fue titular junto a Fazio en el eje de la zaga, a la que regresó Coke. En en centro del campo, Deivid le ganó la partida a Campaña y Guarente y fue la gran novedad de la alineación formando parte de un trivote junto a Trochowski y Rakitic. Y en la línea más adelantada, Jesús Navas, Negredo y Reyes.

En éstas, surge una pregunta: ¿Puede Míchel hacer más con estos mimbres? Su futuro está en manos del club, innegablemente vinculado a la clasificación para disputar competición europea -la Champions es prácticamente imposible y, por tanto, no podrá agarrarse a lo firmado en su contrato- y sin olvidar el peso que puede tener el resultado del derbi. En cualquier caso, visto lo visto esta temporada -no sólo con Míchel- parece difícil sacar más rendimiento a este equipo. Primero, porque le falta calidad para luchar seriamente por una plaza en la Liga de Campeones; segundo, porque tiene la justa para pelear por ubicarse entre los seis primeros; y tercero, porque un técnico no hace milagros.

VER PARA CREER. Si Reyes, Jesús Navas y Negredo hubiesen sido capaces de batir a Casillas cuando se plantaron solos delante del él en la primera parte, quizá otro gallo habría cantado. Pero el utrerano disparó con inocencia, el palaciego le pegó mal y el madrileño envió fuera su vaselina. Ver para creer. Y el Madrid no perdona.

Para entonces, el Sevilla ya perdía merced a un gol de Cristiano en el minuto 19, tras recortar a Coke, su par. No hubo color. El portugués despejó fantasmas tras un flojo inicio de partido de su equipo y ese gol anulado a Fazio por falta previa de Negredo a Pepe que sólo Mateu Lahoz ve con claridad (3').

Con 1-0, el Madrid se sintió cómodo ante un Sevilla que apenas tuvo la pelota y que, cuando la tuvo, se empeñó en regalarla. Una vez más. Pese a ello, tres contragolpes, dos de ellos nacidos tras sendos grandes pases de Reyes -negado ante el gol pero con calidad cuando espabila un poco-, pudieron cambiar el panorama. No fue así. El Madrid arrancó su máquina y comenzó su acoso y derribo. Benzema, Marcelo y Cristiano -envió al poste un libre indirecto desde el punto de penalti- tuvieron el 2-0 en sus botas.

Pero no fue hasta la segunda parte cuando puso fin a la historia del partido. Dos regalos increíbles en defensa, con Coke de nuevo señalado pero con tremendos desajustes del equipo en el repliegue, permitieron a Benzema batir a Javi Varas sin oposición alguna, con el Sevilla reclamando una doble falta y sin que el Madrid echara el balón fuera en la jugada que da origen al 3-0. Y así, es imposible. Y más aún si el árbitro sonríe siempre a Mourinho.

Ficha técnica:

3 - Real Madrid CF: Casillas; Arbeloa, Pepe, Sergio Ramos, Coentrao; Granero (Khedira, m.62), Xabi Alonso (Raúl Albiol, m.75); Di María (Callejón, m.62), Özil, Cristiano Ronaldo y Benzema.

0 - Sevilla FC: Javi Varas; Coke, Fazio, Cala, Fernando Navarro; Deivid (Campaña, m.74), Rakitic, Trochowski; Jesús Navas, Negredo (Babá, m.60) y Reyes (Luis Alberto, m.60).

Goles: 1-0, m.19: Cristiano Ronaldo. 2-0, m.48: Benzema. 3-0, m.52: Benzema.

Árbitro: Mateu Lahoz (Comité Valenciano). Amonestó a Özil (25), Granero (55) y Di María (60) por el Real Madrid; y a Deivid (54) y Cala (58) por el Sevilla.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la 36ª jornada en Primera disputado en el estadio Santiago Bernabéu ante unos 72.000 espectadores.

 

  • 1