domingo, 18 noviembre 2018
06:42
, última actualización
Local

Lo que rodea a la torre Pelli

400 personas trabajan en ella, los edificios bajos y la reurbanización de la zona.

el 25 mar 2012 / 21:33 h.

TAGS:

-->-->-->

Alrededor de 400 personas -hace un año eran 250- trabajan en las obras de construcción de la torre Pelli, en la Cartuja, un proyecto de Cajasol-Banca Cívica que incluye el rascacielos, los dos edificios a sus pies y también la reurbanización de la zona. De hecho, ya está muy avanzada una nueva vía que une la calle Inca Garcilaso, frente al World Trade Center, y el pabellón de la Navegación. Por ahora, la nueva calzada, ya asfaltada, se utilizará para el acceso al recinto de la obra.

Según fuentes del proyecto diseñado por el arquitecto César Pelli, la nueva calle se acabará de ejecutar con el resto del proyecto, dado que se están ejecutando las obras de urbanización simultáneamente con las de edificación. Esas infraestructuras se entregarán una vez finalizado el conjunto, al final de la obra. Actualmente esa nueva calle está "medio" ejecutada para usarla como vial de acceso a obra, según informaron.

Precisamente el plan de movilidad de la zona es uno de los aspectos más criticados del proyecto, ubicado en una de las salidas y entradas más saturadas de la Isla de la Cartuja. El PGOU recoge la construcción de una nueva pasarela sobre el río, así como las calles en el entorno, pero la falta de infraestructuras como el Metro hacen temer que los miles de desplazamientos que generarán los trabajadores y visitantes de la torre generen un problema de tráfico aún mayor. El rascacielos tendrá un parking con más de 3.000 aparcamientos.

Mientras, la obra avanza ajena a toda polémica con el Ayuntamiento y con Icomos, el órgano asesor en materia de Patrimonio de la Unesco que recomienda la paralización del proyecto y el recorte de las plantas del rascacielos, con 178 metros de altura (80 más que la Giralda).

El próximo lunes 26 de marzo las empresas interesadas en la ejecución de las instalaciones mecánicas y eléctricas de la torre presentarán sus ofertas al promotor y a primeros de abril empezará el montaje de la fachada del rascacielos. En estos momentos, la empresa Estrumaher (filial del grupo Emiliano Madrid) está acabando el proceso de definición de los mil detalles que tiene una fachada de este tipo y a la vez está en proceso de fabricación. Por primera vez en un rascacielos se mezclará metal, vidrio y cerámica. La torre Pelli no tendrá un aspecto metálico oscuro, sino que tendrá sus perfiles color teja. Sólo la fachada costará 19 millones de euros.

En cuanto a los ascensores, ya se formalizó el contrato con Schindler para la instalación de los seis ascensores que suben hasta la planta número 20, otros seis que llegan de la planta 20 al mirador que corona la torre y el montacargas que accede a las 43 plantas. Sólo los ascensores costarán 6,7 millones de euros , más IVA . En total, levantar la torre necesitará alrededor de 300 millones de euros y requerirá la contratación de 1.150 personas a lo largo de los diferentes periodos de desarrollo del proyecto, un buen dato en plena crisis.

El pasado viernes, la estructura del rascacielos, según informaron los responsables del proyecto, estaba al 58% y alcanzaba ya la planta 22. El pasado día 12 de marzo, aseguraron que la torre ya alcanzó los 96 metros y que iba por la planta 20. Ahora hay que sumarle dos plantas más, es decir, 8,40 metros. Por tanto, la torre ya es más alta que el campanario de la Catedral.

Por ahora, los trabajos, según la empresa, van en plazo y está previsto que para junio la estructura del rascacielos alcance la planta 31 y la última, en octubre. En el primer trimestre de 2013 tiene que estar todo listo, según el calendario marcado por Cajasol-Banca Cívica.

Icomos espera que "en torno al 12 de abril" se celebre, finalmente, la reunión reclamada por su presidenta, María Rosa Suárez-Inclán Ducassi, al alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, si bien ella no asistirá por problemas de salud y sí lo hará un vicepresidente de este organismo. Con todo, la cita más importante será en junio, cuando el Comité de Patrimonio Mundial examinará nuevamente el caso de Sevilla en su XXXVI sesión. Después de cuatro años, quizás en esta ocasión se aclare si la declaración de Patrimonio de la Humanidad de la Catedral, el Archivo de Indias y el Alcázar están o no en peligro por la construcción de la torre en la Cartuja.

En cuanto al Ayuntamiento, pese a las iniciales amenazas, el alcalde admitió después que no hay razones para parar la obra.

  • 1