Local

Lo que valía un piso en el 92

Manuel Ruiz de Lopera no para de repetir que ni regalará ni venderá sus acciones al mismo precio que las compró (o avaló, que ésa es otra) en 1992, cuando fueron suscritas por miles de béticos a 10.000 pesetas (60 euros de hoy) cada una. Que yo sepa, el único que ha hablado en estos 17 años de regalar sus acciones a los béticos ha sido el propio Lopera...

el 16 sep 2009 / 04:37 h.

Manuel Ruiz de Lopera no para de repetir que ni regalará ni venderá sus acciones al mismo precio que las compró (o avaló, que ésa es otra) en 1992, cuando fueron suscritas por miles de béticos a 10.000 pesetas (60 euros de hoy) cada una. Que yo sepa, el único que ha hablado en estos 17 años de regalar sus acciones a los béticos ha sido el propio Lopera en sus reiterados discursos demagógicos y populistas de los que hoy en día es preso. "Quiero vender, pero a un precio justo", clama ahora desde su encierro del Fontanal el máximo accionista, que sin duda maneja unas peculiarísimas tablas de tasación que los demás desconocemos.

Sus cuentas. "En el 92 había pisos de 4 millones de pesetas que ahora valen 32 millones", puso como ejemplo Lopera en su última comparecencia pública en 'El Larguero', la misma en la que aseguró haberse gastado (sic) "400.000 millones de pesetas en fichajes desde que estoy en el Betis". Los pisos, según Lopera, valen hoy ocho veces más que en el 92 (según la Sociedad Española de Tasación sólo valen 2,75 veces más, pues el m2 de vivienda nueva en España valía 926 euros en junio de 1992 y hoy está en 2.550 euros), pero él pide por su paquete de acciones dieciséis veces más de lo que le costaron hace 17 años, cuando el 52% del capital social del Betis apenas llegaba a los 611 millones de pesetas (3,7 millones de euros). Ahora reclama 60 millones de euros por ese paquete, y lo que no sea llegar a esa cifra lo tilda de "oferta irrisoria". Si el valor de las acciones evolucionara como el de los pisos a los que tanto recurre, su paquete del 52% valdría hoy 10,1 millones de euros, no más.

El difícil acuerdo. La Fundación Heliópolis, nacida tras el clamoroso éxito de la manifestación del 15-J, pretende hacer una oferta a Lopera por sus acciones para después ponerlas a disposición de los béticos. Ha de negociar, por tanto, un precio justo y no puede hacer dispendios a la hora de ofertar porque a la postre quienes harán el desembolso final serán los propios béticos, que se echaron a la calle para reclamar el cambio y la democratización del club, que en una Sociedad Anónima Deportiva pasa por la máxima atomización posible del accionariado. Que se olvide Lopera de ofertas de 60 millones o similares por la mitad de las acciones de un club altamente endeudado (más de 60 millones de euros de pasivo reconocidos en la última Junta de Accionistas y unos fondos de maniobra negativos de 21 millones), en Segunda división, con buena parte de los ingresos televisivos ya gastados (Encadesa cogió 10 millones a cuenta de Sogecable antes del descenso) y una fractura social evidente que va a retraer a gran número de socios a sacarse esta temporada el abono, al mismo precio en Segunda que la campaña pasada en Primera, otra barbaridad en el plano de la gestión.

Frente común. La intención de los promotores de la Fundación Heliópolis es concretar un frente común con las otras plataformas ya existentes, como Béticos por el Villamarín y Por Nuestro Betis, que seguirán teniendo entidad propia pero piensan trabajar de forma conjunta en el denominado proceso de transición, que requerirá del respaldo financiero de un buen número de empresarios que ya han dado el paso y han mostrado su disposición a colaborar. Estos empresarios financiarían la compra de las acciones de Lopera que, en todo, caso serían luego puestas de nuevo a la venta entre los béticos, ya sean actuales accionistas o solo abonados, para que queden lo más repartidas posible.

Gestores deportivos. La Fundación también se está preparando para asumir la gestión del club en caso de cerrarse satisfactoriamente en cuestión de semanas un acuerdo de compra/venta con Lopera o por si los derechos políticos de sus acciones quedan anulados judicialmente, tal y como ha solicitado la acusación particular a la jueza que instruye el caso por presunto delito societario del máximo accionista. Ya hay economistas preparados para hacerse cargo de los asuntos financieros e incluso técnicos que se harían cargo de los temas deportivos. En este sentido, conviene tener en cuenta el nombre de Lorenzo Serra Ferrer, que apoya de forma decidida este proceso y esta misma semana se puede dejar caer por Sevilla para acudir al homenaje que la Asociación de la Prensa Deportiva realizará al Maestro Araújo y a Luis Carlos Peris y, de paso, respaldar en persona su apoyo a la Fundación.

La refundación del club. Caso de que no haya acuerdo con Lopera para consensuar el trasvase accionarial, hay voces que incluso plantean la refundación del club con otra siglas (Real Betis SL -Sin Lopera-, por ejemplo) para empezar desde cero, desde las categorías más bajas del fútbol provincial e ir subiendo categorías con el respaldo de un buen número de los 60.000 aficionados que mostraron su rechazo a Lopera el pasado lunes. Tal es el descontento que existe hoy en día entre el beticismo, que el 15-J decidió tomar un camino que ya no tiene vuelta atrás.

  • 1