Local

Lobo busca la pacificación de Honduras tras el golpe de Estado

El nuevo presidente toma posesión en un acto con escasa presencia internacional.

el 27 ene 2010 / 20:45 h.

TAGS:

Porfirio Lobo, ayer recibiendo la banda presidencial.

El nuevo presidente de Honduras, Porfirio Lobo, afirmó ayer que su país ha superado la peor crisis de su historia democrática, y pidió una "necesaria e indispensable" reconciliación con la comunidad internacional.

Lobo, de 62 años, recibió la banda presidencial de manos del titular del Congreso, Juan Orlando Hernández, quien le tomó juramento en una ceremonia en el Estadio Nacional celebrada con escasa presencia internacional.

En la ceremonia, que sólo contó con tres presidentes, un vicepresidente y delegaciones de menor rango político de una veintena de países, el nuevo presidente detuvo su discurso para sancionar minutos después de su investidura el decreto que otorga una amnistía general a los involucrados en la crisis política causada por el golpe de Estado contra Manuel Zelaya. "Acabamos de salir de la peor crisis política de nuestra historia democrática, pero hemos logrado evitar todos los grandes peligros que afrontaba nuestra nación", dijo Lobo en un discurso repleto de llamadas a la unidad nacional. "Estamos listos y dispuestos a enfrentar el futuro unidos", dijo el nuevo presidente, que ganó las elecciones del 29 de noviembre, no reconocidas por la mayor parte de la comunidad internacional por entender que se desarrollaron en un marco de ruptura constitucional tras el derrocamiento de Zelaya.

Lobo subrayó su "firme convicción de que el diálogo lo resuelve todo", y expresó su deseo de que "la reconciliación nacional se extienda a una necesaria e indispensable reconciliación con la comunidad internacional".

Agradeció al presidente de Costa Rica, Óscar Arias, su interés por "una solución justa y pacífica" para la crisis, y al jefe del Estado dominicano, Leonel Fernández, la firma del acuerdo que facilitará la salida del país de Zelaya, quien reside en la Embajada de Brasil desde el 21 de septiembre. La mención de Arias y Fernández fue recibida entre abucheos en el Estadio Nacional.

El nuevo gobernante hondureño se declaró seguro de que "muy pronto" se permitirá la reincorporación de Honduras en la Organización de Estados Americanos (OEA), que suspendió al país centroamericano tras el golpe de Estado contra Zelaya.
El presidente Lobo también afirmó que seguirá con el acuerdo de Tegucigalpa-San José, firmado entre los representantes del presidente depuesto y el ex gobernante de facto, Roberto Micheletti, y anunció que se establecerá una Comisión de la Verdad porque "es justo" que todos sepan lo ocurrido antes, durante y después del derrocamiento de Zelaya. El nuevo presidente recordó que recibe el país en la situación "más difícil" de su historia, con "una inmensa, casi inmanejable, deuda externa" y tras dejar de recibir más de 2.000 millones de dólares de los organismos financieros internacionales desde junio pasado. No obstante, se comprometió a impulsar la educación y salud públicas, así como programas de cohesión social. "Seré el presidente para todos porque Honduras somos todos", dijo.

Por su parte, el depuesto presidente Zelaya, alojado en la embajada de Brasil desde el 21 de septiembre pasado cuando regresó de forma clandestina al país tras haber sido expulsado por los militares el día del golpe, viajará con su familia a la República Dominicana en calidad de "huéspedes distinguidos" por el Acuerdo para la Reconstrucción Nacional y el Fortalecimiento de la Democracia en Honduras pactado por Lobo y el presidente dominicano, Leonel Fernández.

  • 1