Local

Londres condena la violencia desatada en Tottenham por la muerte de un joven negro

El balance es de 42 detenidos y 29 heridos, de los cuales 26 son policías. Un grupo de exaltados quemó edificios, papeleras y vehículos

el 07 ago 2011 / 12:17 h.

TAGS:

300 personas prendieron fuego a edificios, papeles y vehículos.
-->--> -->

Lo que comenzó como un protesta pacífica por la muerte a manos de la policía de un vecino negro del barrio de Tottenham High Roadde, en Londres, degeneró en una oleada de actos violentos "inaceptables" para el Gobierno británico. El balance son 42 detenciones y 29 personas heridas, entre ellas 26 agentes, dos de los cuales siguen hospitalizados. La zona permanecía al cierre de esta edición acordonada.

Decenas de agentes se vieron obligados a acordonar el epicentro de los disturbios, ya que al menos 300 personas prendieron fuego a edificios, papeleras y vehículos, en protesta por la muerte de Mark Duggan, a quién 120 personas dedicaron una vigilia silenciosa con una marcha que terminó ante la comisaría de Policía de la ciudad, justo antes del inicio de los disturbios.

Según parece, Duggan, de 29 años, raza negra y padre de cuatro hijos, fue abordado por los agentes cuando viajaba en un taxi en el transcurso de una operación contra el tráfico de armas en la comunidad negra de la ciudad.

Los hechos están siendo investigados por la Comisión Independiente de Quejas de la Policía (IPCC), pero se cree que Duggan podría haber abierto fuego al menos contra un policía, que salió ileso porque la bala se quedó alojada en la pequeña radio que llevaba enganchada en el uniforme, según fuentes policiales citadas por Sky News.

Scotland Yard, por su parte, defendió ayer su actuación ante la violencia que se desató , y afirmó que la policía desplegó los "recursos apropiados". El comandante Adrian Hanstock calificó de "absolutamente inaceptable" lo sucedido en el barrio de Tottenham. "Estos niveles de violencia son algo que la comunidad local no perdona y no acepta", concluyó.

El responsable policial tildó de "lamentable" la muerte de Mark Duggan pero sobre los enfrentamientos explicó que "la marcha pacífica pasó bajo control de un pequeño número de elementos criminales que la emplearon con sus propios fines". "El nivel de violencia -continuó- escaló de forma absolutamente desproporcionada, se vieron escenas de coches de la policía ardiendo". Según Hanstock, "una minoría de vándalos descerebrados" fueron los responsables de sembrar el caos._Por su parte, la ministra de Interior, Theresa May, también condenó "absolutamente" la violencia. "Tal desprecio por la seguridad pública y la propiedad es intolerable", aseguró en sus primeras valoraciones de lo ocurrido. El Gobierno británico calificó de "totalmente inaceptables" los graves disturbios. En un comunicado, un portavoz de Downing Street, residencia y despacho oficial del primer ministro británico, indicó: "No hay ninguna justificación para las agresiones que sufrieron la policía y la población, ni para los daños materiales ocasionados".

El diputado del área, David Lammy, aseguró que los disturbios "son una vergüenza" y que "deben cesar". "Éste fue un ataque a la gente común, que ha arrancado el corazón de la comunidad", sentenció.

  • 1