Deportes

Lopera no decide la destitución de Tapia tras más de cuatro horas de reunión

El consejero delegado y máximo accionista del Betis, Manuel Ruiz de Lopera, se reunió ayer en Jabugo con Momparlet y la plana mayor del consejo para decidir el futuro de Tapia.   

el 11 ene 2010 / 23:48 h.

Tapia charlando con Merino.

La ausencia de sustitutos de garantías, pese al creciente rumor de las negociaciones con el manchego Juande, fue la clave para que el propio gestor de La Palmera no optara por el despido del ex del Málaga, que hoy dirigirá a sus discípulos con la confianza en números rojos y con la certeza de que su continuidad en Heliópolis expirará en cuestión de días e, incluso, horas. Sus apoyos en el club han desaparecido.

Tras la debacle de Soria, el máximo responsable del consejo de administración heliopolitano optó por reunirse con algunas de las voces autorizadas del staff antes de adoptar una decisión.

Ayer fue un día ajetreado en El Fontanal. Hubo una reunión matinal en las oficinas de Jabugo entre Lopera y Momparlet, que se limitó a asegurar que la cita había sido "rutinaria" y que no habían tratado el tema de una probable destitución.

Sin embargo, y mientras algunos consejeros admitían que la solución más satisfactoria era despedir a Tapia, Lopera decidía llamar al presidente, Pepe León, para programar una cita urgente en su territorio y así buscar una solución inmediata.

Desde entonces, los contactos entre el máximo accionista y sus hombres de confianza crecieron a la velocidad de la luz y, alrededor de las 20.30, la plana mayor del ejecutivo y el director deportivo iniciaron una reunión que se prolongó durante unas cuatro horas y en la que, de forma transitoria, se adoptó la decisión de rastrear el mercado nacional en busca de un relevo de garantías.

Al cierre de esta edición, el futuro de Tapia continuaba sin confirmarse, aunque el de Baena parece sentenciado por un consejo que no confía en sus métodos. Incluso, algunos miembros del ejecutivo ya muestran públicamente sus reticencias en el de Córdoba, que hoy deberá continuar a las órdenes de una plantilla rota y en la que, además, los pesos pesados no apoyan a su máximo responsable.

Incluso, los capitanes son algunos de los integrantes del plantel que menos minutos están disputando en el inicio de la competición.

Un fichaje 

La cesión del delantero suizo del Racing Álex Geijo a las filas del Betis continúa en compás de espera. El '9' de Ginebra, petición del entrenador heliopolitano, Antonio Tapia, es una de las opciones de la amplia nómina de futuribles que analiza el director deportivo del staff de La Palmera, Manuel Momparlet.

El principal obstáculo es, tras un inicio de gestiones óptimo, el futuro del baenense, cuyo crédito se ha agotado y que podría ser destituido de inmediato, más aún después de la reunión que dirimieron ayer Lopera y la plana mayor del consejo.

El agente del artillero, Álvaro Torres, negó que los contactos dependan de la continuidad o no de la figura de Tapia. "No, a nosotros nos ha dicho Momparlet que Álex le gusta muchísimo al Betis, con independencia de que Tapia haya pedido su fichaje", aseguró a este periódico.

"Queremos dejar el tema cerrado en un plazo máximo de una semana, pero no vamos a tener demasiada prisa porque iremos sobre seguro", concluyó. "Ya intentaron que firmara hace dos o tres años, pero entonces no fue posible y todo quedó en el aire".

  • 1