Deportes

Lopera y Chaparro llegan a un acuerdo económico

Dos aspectos muy importantes han tenido lugar en las últimas 24 horas en torno a la renovación de Francisco Chaparro. Después de que Lopera decidiera apostar por el trianero, se reunió con él para llegar a un acuerdo económico.

el 15 sep 2009 / 04:02 h.

Dos aspectos muy importantes han tenido lugar en las últimas 24 horas en torno a la renovación de Francisco Chaparro. Después de que Lopera decidiera apostar por el trianero, se reunió con él para llegar a un acuerdo económico. El acuerdo es un hecho, pero no está todavía rubricado, y queda tanto por hablar...

Muy rápido se ha movido el máximo accionista para tranquilizar a Francisco Chaparro. Lopera, tras ver cómo se complicaban otras alternativas que tenía para el banquillo, movió ficha de forma fulminante y llamó al técnico a su despacho.

En una reunión de unas tres horas, el dirigente verdiblanco y el técnico de la primera plantilla charlaron de la renovación del trianero y como conclusión más importante se alcanzó un acuerdo económico. Lopera, que en todo momento se mostró muy afectuoso con el preparador, le dijo a Chaparro que tenía constancia de que le preocupaba el asunto económico, ya que en la primera toma de contacto con Momparlet, director deportivo, la oferta ofrecida por el club no había satisfecho demasiado al trianero.

Lopera zanjó de forma rápida el asunto y le puso por delante a Chaparro una oferta que el preparador vio con buenos ojos. Se trata de alrededor de 500.000 euros netos por temporada, una cifra que en números brutos se iría en torno a 900.000 euros (unos 150 millones de las antiguas pesetas).

El máximo accionista subió de forma considerable la oferta presentada inicialmente y en ese aspecto el acuerdo es total entre las partes, pero alcanzado el pacto monetario, todavía queda mucha tela por cortar. Y el asunto es el de siempre, las ganas que tiene Chaparro de que Lopera le haga caso con algunas reformas que considera imprescindibles para el buen desarrollo del trabajo de la primera plantilla, algo que pasa por mejorar de una vez por todas las prestaciones de la ciudad deportiva hasta que los jugadores puedan aparcar limpiamente sus coches en el interior del recinto.

Se trata de asuntos a priori realizables por Lopera, pero son precisamente los que le producen más fastidio cuando se le presentan en una renovación. Así es el máximo accionista del Betis, capaz de ofrecer una importante cifra económica al técnico que desea para su equipo y capaz de regatearle un gimnasio nuevo en la ciudad deportiva.

La clave, no obstante, está en encontrar el momento justo para presentarle todas estas peticiones, que Chaparro piensa hacer porque ya dijo en su tiempo que él no era un entrenador de los que primero firmaba su contrato y luego peleaba un proyecto para el Betis. Chaparro, a buen seguro, peleará por lo que considera básico para que el equipo y el club en general funcionen, algo que debe tratarse en próximas citas.

En la reunión, además de dinero, se habló también de proyecto y planificación de la próxima temporada. Una cuestión dejó clara el máximo accionista, y es que ese proyecto se ajusta a un presupuesto que tiene ya definido para la próxima campaña y que tiene como límite los 33 millones de presupuesto de la entidad. Evidentemente, hay que afinar mucho en los fichajes porque no se dispondrá de una cartera amplia para los refuerzos.

Tratar con profundidad este asunto se deja para próximas citas, pues en el primer cara a cara que han mantenido máximo accionista y entrenador la prioridad ha sido el asunto económico. Se habló también de altas y bajas, pero todavía queda mucho por andar.

  • 1