sábado, 23 febrero 2019
14:09
, última actualización
Deportes

Lopera y Oliver se reúnen: "Todo vendido"

Tras más de ocho horas de reunión (acabó a las tres y media de la madrugada), Lopera llega a un acuerdo para vender sus acciones del Betis a Luis Oliver. Hoy debe hacerse oficial el asunto.

el 07 jul 2010 / 02:48 h.

-->--> -->

Calle Jabugo, tres y media de la mañana del miércoles 7 de julio, San Fermín. España, dentro de un rato, se va a jugar el pase a su primera final de un Mundial de fútbol. A esas horas tan intempestivas salían de las oficinas de Lopera el empresario Luis Oliver (acompañado por varios hombres de su cuerda), el presidente del Betis, José León, y el secretario del consejo de administración, Jaime Rodríguez Sacristán.

Los esperan un nutrido y selecto grupo de periodistas (lo mejor de cada casa) en la calle, pero cada uno sale corriendo para un lado, como en estampida, sin querer hacer declaraciones.

"Todo va bien, estamos avanzando. Lo siento mucho por las horas que habéis estado aquí esperando, pero sabéis que no puedo hablar", comenta Luis Oliver, quien antes de acceder a la reunión en las oficinas loperianas, que duró más de ocho horas, había asegurado a sus allegados que el acuerdo para comprar las acciones del Betis era total. Faltaba la firma, eso sí.

A las dos y seis minutos de la madrugada, un rato antes de salir todos en direcciones opuestas, el todavía presidente del Betis, José León, se limitó a responder con un escueto "todo OK" a la única llamada telefónica que descolgó al periodismo de guardia, que soportaba en la calle el calor africano de estas noches de levantera gorda.

¿Todo vendido? "Todo vendido" espetó, "aunque todavía están liados con los papeles" le dio tiempo a decir antes de cortar la comunicación. A la salida de las oficinas de INCECOSA (03.30 AM), León salió como poseído por el diablo en dirección opuesta a la de Luis Oliver y no hubo manera de preguntarle más. El secretario del consejo, Jaime Rodríguez Sacristán, maletín de cuero en mano, fue algo más explícito mientras buscaba su coche: "Todo OK, sí, pero no puedo decir nada más. Mañana daremos una rueda de prensa y lo explicaremos todo".

Lopera parece que ha vendido sus acciones. O al menos así intenta hacerlo ver. Antes de recibir a Oliver, había informado al gerente, al director deportivo y al de comunicación (Flores, Momparlet y Larriba), de sus intenciones, al tiempo que les anunciaba que el nuevo dueño igual no contaba con ellos, pues no había firmado ninguna cláusula que los blindase.

Habrá que esperar, por tanto, a la rueda de prensa de hoy, a lo que pueda decir el CSD, que a la postre debe autorizar la venta, o la jueza Mercedes Alaya, pues se están intentando vender unas acciones que reclaman judicialmente los béticos de base, los que en verdad pusieron el dinero en el banco en junio de 1992. La denuncia a Lopera  por alzamiento de bienes será la próxima en tramitarse por los grupos opositores, que no piensan quedarse cruzados de brazos ante tanta tropelía.

 

  • 1