Local

Los 31 días más largos

Las obras de Fibes y la Encarnación deberían acabar en un mes, pero todo apunta a quehabrá que esperar hasta 2011

el 29 nov 2010 / 20:30 h.

TAGS:

olocacion de un nuevo tablero en las setas de la Encarnación con San Pedro al fondo.

Un mes. Es lo que, en teoría, deben durar las obras en la Encarnación y en Fibes, pero serán 31 días muy largos. Y es que, pese a las prisas de última hora, las presiones y el incremento de plantilla y turnos, ambos proyectos no estarán totalmente listos hasta los primeros meses del próximo año. Los dos son proyectos emblemáticos que responden a históricas reivindicaciones, el coste de los dos es aún una incógnita y los dos estarán, eso sí, para las próximas elecciones, en mayo de 2011.


Metropol Parasol acumula ya más de tres años de retraso y la ampliación del Palacio de Congresos y Exposiciones, Fibes, uno. Así que, ¿qué son quince días más o menos? Eso dicen los responsables municipales, pero por la complejidad de los proyectos y su importancia, no por la ristra de fechas incumplidas.


A finales del pasado julio, el Pleno municipal, gracias al voto de calidad del alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín (PSOE), aprobó que las obras de la Encarnación se acabasen, desoyendo al Consejo Consultivo de Andalucía. Se aprobó así la segunda modificación presupuestaria, de 30 millones de euros, por lo que el presupuesto de la Encarnación se disparó de 51,2 a 89,7 millones de euros. En el contrato de esa modificación presupuestaria, la constructora Sacyr señalaba el 31 de diciembre como fecha tope para acabar la obra. La puesta en servicio del proyecto del arquitecto berlinés Jürgen Mayer sería en el primer trimestre de 2011.


Por ahora, Sacyr no ha comunicado al Ayuntamiento nuevos retrasos, pero están cantados. Vecinos, comerciantes y el propio arquitecto, Jürgen Mayer, cuestionan el plazo de la obra, pese al gran avance registrado desde el pasado verano.


Lo cierto es que Sacyr no ha resuelto todos los problemas, de ahí que una delegación de la empresa esté en tierras alemanas negociando directamente la agilización del suministro de madera (la Encarnación tendrá 2.500 metros cúbicos netos de pino finlandés que pesan 1.375 toneladas). A un mes de la fecha marcada, aún no está lista la madera para recubrir la barriga de los parasoles centrales de la plaza, el 3 y 4 (la zona del restaurante).
Además, al proyecto parece haberle salido otro obstáculo: la lluvia. La madera requiere un tratamiento especial y un secado que se retrasa con la humedad propia de los días de lluvia. Así lo explicó Constantin Stolle, uno de los responsables del proyecto. En Sevilla se liman las asperezas que pueden llegar de Alemania (donde se corta y se baña la madera para que no tenga insectos, moho ni termitas), se da la imprimación para pegar el poliuretano (aislante) que protege la madera y la pintura final de color marfil. Si llueve, todo el proceso se alarga.


Con todo, el delegado de Urbanismo, Manuel Rey, aseguró ayer que no se prevén retrasos por las "incómodas" y necesarias lluvias. Para diciembre, dijo, estará todo "prácticamente terminado". Lo que sí estará para Navidades será el mercado. Hoy los comerciantes de la plaza de abastos se reunirán con el alcalde para ponerle fecha a la inauguración, para después del puente de la Inmaculada.


Problemas mayores han superado las setas. Por ejemplo, cómo hacer una estructura que era "irrealizable". En 2009, tras dos años de estudio, se dio con la solución: una nueva generación de pegamentos epoxi. La cimentación ya hecha no aguantaba otra solución. Por eso es el primer proyecto que usa estas barras encoladas dentro de la madera. Ante esto, los efectos de la lluvia "no son nada".


Para antes de las elecciones de mayo de 2011 también estará acabada la ampliación de Fibes. Rey admitió ayer que el auditorio podría estrenarse para la primavera del próximo año e incluso señaló el mes de marzo. Eso sí, también el alcalde manifestó que quería abrirlo para el pasado mayo, cuando Sevilla acogió una reunión de jefes de Estado de la UE.


Aunque el proyecto de Guillermo Vázquez Consuegra fue elegido por concurso en 2003 y reclamado desde hace casi una década por el sector turístico de la ciudad, las obras que realiza la unión temporal de empresas Acciona-Inabensa-Heliopol empezaron el pasado 14 de enero de 2008 con un plazo de ejecución de 24 meses.


Tras la última modificación presupuestaria, por los retrasos y los cambios en el diseño que permitieron mejoras, la ampliación de Fibes -obra encomendada a Emvisesa- suma ya un presupuesto de 79 millones de euros, más 11 de IVA. De hecho, Urbanismo da por cerrada la financiación: la Junta ha puesto 17 millones; el Estado 2,5; la Diputación 2,7 millones de euros. Y el resto, más de 68 millones de euros, sólo tienen una fuente de financiación al margen del Ayuntamiento: la explotación de unos terrenos con un concurso parado por la crisis. Así que, ¿de dónde saldrán?

  • 1