viernes, 19 abril 2019
21:02
, última actualización
Local

Los ‘abertzales’ tienen amo

ETA sigue detrás de la izquierda radical, a pesar de las voces críticas.

el 14 nov 2009 / 21:44 h.

TAGS:

Detención en octubre de Arnaldo Otegi.

La izquierda abertzale más radical, la que no condena la violencia, está cada vez más acorralada. Sus cabecillas se han empecinado en seguir bajo las órdenes de ETA, a pesar de los varapalos que están recibiendo unos y otros por parte de la Justicia y la Policía. El hasta ahora último capítulo lo escribió esta semana el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) que ha avalado definitivamente la ilegalización de HB-EH Batasuna decidida por la Justicia española en 2003 al rechazar la petición de la formación abertzale de que el caso volviera a ser examinado. El TEDH justifica esta decisión porque Batasuna no condena la violencia.

Este revés judicial se une al que les asestó en octubre el juez de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón, al ordenar el ingreso en prisión de cinco históricos dirigentes abertzales: el ex portavoz de Batasuna Arnaldo Otegi, el ex secretario general de LAB Rafa Díez Usabiaga, la ex tesorera del PCTV Sonia Jacinto, Miren Zabaleta -hija del líder de Aralar Patxi Zabaleta-, y el ex responsable de Haika en Álava Arkaitz Rodríguez, acusados de querer reconstruir la nueva mesa de Batasuna bajo las órdenes de ETA.

Y es que hasta el momento, en opinión de analistas políticos, la banda terrorista es la que ha marcado las directrices a su brazo político. De esta opinión es el número dos de UPyD, Fernando Maura: "ETA es la que controla todo, Batasuna nunca ha tenido una posición autónoma". De forma similar se expresa el director del Euskobarómetro, Francisco Llera, que también se une a la teoría de que detrás de Batasuna siempre ha estado la mano de hierro de ETA.

Prueba de que todo sigue igual es la carta Una foto y un futuro, que remitieron hace unos días desde la cárcel Otegi y los otros cuatro dirigentes abertzales detenidos con él, en la que apuestan por "por una nueva fase dentro del proceso de liberación nacional" del pueblo vasco para "avanzar hacia la independencia". Un texto en el no se habla del abandono de las armas, una vía por la que ya apuestan miembros moderados de la izquierda abertzale, que se plasma en la iniciativa Gakoa y que propone un proceso asambleario en el seno del Movimiento Vasco de Liberación Nacional (MVLN) en el que se admite la posibilidad de que ETA pueda ser derrotada por la vía policial y en el que se dice que la estrategia militar es perjudicial para los intereses abertzales.

De forma similar se pronunciaron ayer representantes de la izquierda abertzale, entre ellos el histórico Tasio Erquizia, en un documento en el que abogan por que se abra un nuevo "proceso de negociación" entre el Gobierno español y ETA en un contexto de ausencia "total" de violencia. Eso sí, en contrapartida exigen la vuelta de "exiliados" y no hay ni una línea de condena a los ataques de la banda terrorista.

Estas reflexiones se producen tras los últimos golpes a ETA. Sólo en el mes de octubre se han detenido en Francia a cinco etarras, entre ellos Aitor Elizarán, un hombre fiel del ex jefe de ETA Garikoitz Aspiazu, Txeroki, y sustituto de Javier López Peña, Thierry, arrestado en mayo de 2008. Con esta detención el Gobierno dio por desarticulada la nueva cúpula de la banda armada.

Estos arrestos son los que en opinión de Maura pueden estar haciendo recapacitar a los radicales vascos, aunque se muestra escéptico de que en breve se anuncie el abandono de las armas, porque "cada vez que cae una cúpula de ETA, se reorganiza, pero con gente con menos recursos filosóficos, menos políticos y más radicales". Por ello, aclara que "las declaraciones sobre el fin de la violencia se hacen con la boca chica, para reagrupar a la gente y dar ilusión" y por ello defiende que siga actuando el Estado de Derecho con la ley en la mano.

Llera, por su parte, entiende que los radicales vascos están intentando inventarse caminos, "pero sin condenar el terrorismo e independizarse de ETA". Éste remarca que el fin del terrorismo no depende de ellos, "depende de nosotros, además se está por el buen camino, que es el del sistema democrático, aunque hace falta paciencia y buena información, que ya tienen las fuerzas de seguridad".

  • 1