sábado, 17 noviembre 2018
02:05
, última actualización
Local

Los abogados se colegian en masa para eludir la nueva prueba de acceso

El número de nuevas inscripciones en Sevilla se ha disparado un 39% y se rozan ya los 7.000 licenciados colegiados.

el 05 feb 2012 / 20:07 h.

TAGS:

Hasta ahora para ser abogado no era necesario superar un examen específico, sólo aportar el título de licenciado en Derecho.

Hasta ahora para ejercer la abogacía únicamente era necesario haber obtenido el título de Licenciado en Derecho y darse de alta en alguno de los colegios de abogados del país. Sin embargo, una ley cambiará el panorama a partir del 1 de noviembre de 2013 fecha a partir de la cual todo aquel que se quiera dedicar a esta profesión tendrá que hacer un master y superar un examen. El Estado ha dado un plazo de dos años para poner en marcha estos cambios, lo que ha hecho que tres meses después de su anuncio las nuevas colegiaciones en el Colegio de Abogados de Sevilla hayan crecido un 39% con respecto a 2011 para eludir las pruebas.

Las cifras ofrecidas por la institución colegial así lo reflejan. La Ley de acceso 34/2006 entró en vigor el pasado 31 de octubre, aunque con una moratoria de dos años en diversos supuestos, entre ellos, para todos los que obtuvieron la licenciatura antes de la fecha de entrada en vigor. Esto es lo que está provocando que muchos licenciados en Derecho hayan decidido colegiarse disparando al número de abogados en Sevilla a casi 7.000. Y es que comparando las cifras del total de letrados registrados en enero de 2010, 2011 y este año, el número de nuevas inscripciones se ha disparado un 39%. Mientras en 2010, Sevilla contaba con 6.348 letrados, al año siguiente se colegiaron 229, sumando un total de 6.577 abogados. En enero de este año, tres meses después de la entrada en vigor de la nueva ley, se contabilizaron 371 nuevos colegiados, lo que hace un total de 6.948 letrados.“Es cierto que el número de abogados se ha disparado en estos meses, y ya estamos rozando los siete mil”, afirma el decano del Colegio de Abogados de Sevilla, José Joaquín Gallardo.

El decano ve “lógico” este aumento e incluso cree que “será mayor” conforme se vaya acercando la fecha límite establecida por el Estado. “Previsiblemente se va a incrementar más allá de estos primeros meses”, señala.La sensación es tan evidente porque gran parte de los nuevos colegiados optan por hacerlo como abogados no ejercientes, es decir, que no se van a dedicar a la profesión. “Hay muchos licenciados en Derecho que trabajan en empresas como jefes de recursos humanos o en otras materias y se están colegiando como no ejercientes por si algún día quieren cambiar su rumbo profesional y no tener que pasar así las pruebas”. En este caso, el porcentaje en el aumento de las inscripciones es del 43%, pues de los 1.130 letrados no ejercientes registrados en 2010, se pasó a 1.232 en 2011, y a 1.410 en el inicio de este año. Esto quiere decir, que de los 6.948 colegiados en la actualidad, 5.538 son ejercientes.

Gallardo se mostró totalmente partidario de estas pruebas, “que eran una reivindicación de la profesión desde hace muchos años” porque “España era el único país de la Unión Europea en el que no se exigía ninguna prueba de capacitación ni preparación específica. Países como Portugal o Grecia nos habían adelantado en este aspecto”. Para el decano del Colegio de Abogados de Sevilla negó cualquier interés oculto “de limitar el mercado”, defendiendo que la abogacía es el único sector dedicado a la Justicia al que no se le requiere una formación específica. “Jueces, fiscales y secretarios judiciales tienen que pasar unas oposiciones durísimas” para poder dedicarse a la Justicia, “todos menos nosotros, cuando somos los que defendemos los intereses de los ciudadanos”, señaló.

Según Gallardo, esta ley, que traerá los primeros exámenes ante tribunales compuestos por jueces y abogados, evitará la “competencia descarnada” del actual mercado, en el que se dan muchos casos “de letrados que prueba a ejercer, pero no son capaces de mantener sus despachos más allá de dos o tres años”. A partir de 2014 empezaran a trabajar tras una formación teórica y práctica, que ahora se limita a “pagar los 300 euros de inscripción y la cuota mensual de 40 euros”, sean o no ejercientes.

  • 1