sábado, 25 mayo 2019
17:35
, última actualización
Local

Los abusos en la Iglesia tienen a los minusválidos y los niños por diana

Interior confirma que el 4,7% de las violaciones a menores y el 5,2% a discapacitados provienen de religiosos.

el 12 may 2010 / 19:28 h.

TAGS:

El viernes, el obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, publicó una pastoral en la que se decía que "los enemigos de la Iglesia han encontrado [en los abusos sexuales] un filón de oro para desprestigiarla". Tan lejos de la realidad están las noticias que ayer tuvo un ejemplo en su propia diócesis. En este caso las víctimas son discapacitados, que comparten con los menores unas mismas características: son indefensos, silenciosos y casi nunca denuncian. Según el Ministerio del Interior, el 4,17% de los abusos sexuales a niños y el 5,2% de los que tienen como víctimas a los discapacitados son cometidos por religiosos, hombres (en un 95%) y con varones como diana (92%). En España, desde 2001 se han denunciado 14 casos, aunque Interior reconoce que "hay demasiado silencio".

 

En Andalucía se han registrado cuatro denuncias en firme por pederastia en los últimos 13 años, el periodo del que Interior tiene informatizados los expedientes. En julio de 2001, la Audiencia de Granada condenó a 18 meses de cárcel al párroco de Aldeire, Amador Romero, por delito de abuso sexual continuado sobre uno de sus monaguillos, cometido durante dos años cuando era menor. En febrero de 2004, la Audiencia de Córdoba desestimó el recurso del cura de Peñarroya-Pueblonuevo, José Domingo Rey Godoy, condenado a 11 años de cárcel e indemnización de 8.000 euros por abusos sexuales a seis niñas (el sacerdote está en prisión).

Ese mismo año, en marzo, el Supremo confirmó la pena de ocho años de cárcel y 12.000 euros de multa impuesta a un sacerdote de Alcalá la Real (Jaén), Luis José Beltrán Calvo, por violar reiteradamente a su monaguillo entre 1995 y 1998. El cuarto caso es el del cura de La Zubia (Granada), C.E.E., 72 años, que en 2007 admitió que había abusado de un menor. Fue multado a razón de cinco euros por día durante 14 meses y se le aplicó una orden de alejamiento del chico. El acusado admitió los hechos y por eso no llegó a juicio.

  • 1