Local

Los activistas de Greenpeace condenados por el asalto a la Torre del Oro recurren la condena

el 01 nov 2009 / 12:57 h.

TAGS:

Los activistas de la organización ecologista Greenpeace que fueron condenados al pago de una multa de 180 euros por una falta de coacciones y otra de desobediencia tras ser detenidos el pasado 3 de junio tras acceder como 'turistas' al monumento almohade de la Torre del Oro y desplegar allí una pancarta, han recurrido el fallo.

Así lo dieron a conocer a Europa Press fuentes del caso, quienes especificaron que el recurso contra la sentencia del Juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla se interpuso recientemente al entender que la actitud de los activistas no se corresponde con la descripción de los hechos y la posterior condena realizada por el citado Juzgado.

En la sentencia, el Juzgado absuelve además a dos de los activistas que fueron detenidos, ya que estos "no participaron en los hechos", mientras que los ocho restantes han sido condenados cada uno de ellos al pago de seis euros durante 15 días por la falta de desobediencia, y la misma cantidad por la de coacciones, lo que hace un total de 180 euros.

Al hilo de ello, el Juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla condena a estos activistas al pago de una indemnización --no cuantificada en el fallo-- al Museo Marítimo de la Torre del Oro por los daños causados en el edificio, haciendo referencia concretamente a los daños producidos en el pasamanos de la escalera. De igual modo, y según añadieron las mismas fuentes, el Juzgado absuelve a los diez acusados de la presunta falta de maltrato que se les imputaba.

"Cerrado por cambio climático". A las 10.00 horas del 3 de junio, ocho activistas accedieron al popular monumento hispalense, protegido como Bien de Interés Cultural (BIC) al objeto de protagonizar una de las acostumbradas acciones sorpresa de la organización ecologista. Estos ocho miembros del colectivo subieron las escaleras de la torre mientras otros dos activistas permanecieron a las puertas del monumento para "tranquilizar" a la responsable de la venta de entradas del activo turístico.

Una vez en la última planta, los activistas de Greenpeace bloquearon la puerta para impedir el acceso de nuevos turistas hasta las almenas de la torre y desde allí dos "escaladores" comenzaron a desplegar una pancarta de 70 metros cuadrados con el mensaje "Cerrado por cambio climático", maniobra que finalmente fue abortada por efectivos del Cuerpo Nacional de Policía pese a la resistencia de los activistas, todos ellos detenidos mientras los agentes tomaban la filiación a otros tantos miembros de la organización congregados en torno al monumento.

 

  • 1