Local

Los activistas denuncian el "genocidio" y las "palizas" a los saharauis

Jiménez aduce que las críticas a Marruecos pueden dificultar la mediación en el Sáhara.

el 15 nov 2010 / 19:20 h.

TAGS:

Los activistas Silvia García y Javier Sopeña, ayer, durante la rueda de prensa.

Los relatos desde el Sáhara Occidental llegan a cuentagotas. Ayer la activista pro saharaui española Isabel Terraza y su compañero mexicano Antonio Váz-quez, que desde hace unos días permanecen escondidos en El Aaiún aunque ya están gestionando con la diplomacia española su salida de la capital saharaui, denunciaron el "genocidio que está cometiendo el régimen marroquí" sobre el pueblo saharaui, por lo que reclamaron la intervención inmediata de la ONU.

 
En un vídeo-comunicado enviado a los medios, ambos activistas, que temen por sus vidas, solicitaron al Consejo de Seguridad que garantice los Derechos Humanos de la población saharaui, reclamaron la entrada urgente de la Cruz Roja para atender a las víctimas y que la comunidad internacional condenase el ataque sobre la población civil.

Además, Antonio Velázquez aseguró que hay grupos organizados por colonos marroquíes al mando de policías que rastrean la capital y sus alrededores en busca de saharauis desde el día del desmantelamiento ya que, según dijo, los activistas son "testigos de los ruidos, sonidos y torturas todas las noches". En este sentido, Vázquez relató que las noches en El Aaiún son silenciosas pero, de repente, se escuchan gritos y alaridos. El mexicano subrayó que es escalofriante escuchar cómo matan a personas sin que nadie lo detenga.

LOS TESTIGOS. Testimonios que ratificaron los dos activistas españoles que regresaron el domingo después de pasar varias semanas en el campamento de Agdaym Izik -desmantelado por la fuerza por Marruecos el día 8-, y, tras el desalojo, escondidos en la capital del Sáhara Occidental. Javier Sopeña y Silvia García señalaron que durante el tiempo que permanecieron en El Aaiún fueron testigos de palizas a saharauis y tuvieron conocimiento de "detenciones masivas", si bien no han visto en primera persona asesinatos ni desapariciones. Los dos estaban en el campamento el día en que fue desmantelado por la fuerza por parte de Marruecos, que empleó armas, gases lacrimógenos y chorros de agua para desalojar a los ocupantes.

García alertó de que aquel día hubo muchas "palizas" a saharauis a quienes, una vez desmayados, se llevaban detenidos en coches -ella fue testigo desde una casa donde estuvo escondida con otras mujeres y niños- y, además, se produjeron saqueos de las jaimas por parte del Ejército marroquí. Cuando llegaron a El Aaiún pudieron comprobar que la ciudad se encuentra en "estado de sitio", ya que el Ejército marroquí "tiene tomadas las calles" y entra en las viviendas para "secuestrar" a los saharauis implicados en las revueltas.

Sopeña y García también criticaron la "falta de contundencia" del Gobierno al no condenar el "crimen" que está cometiendo Marruecos contra el pueblo saharaui y la actitud del PP por utilizar este conflicto para "ganar votos". Los dos activistas de la asociación Sahara Thawara se quejaron de que el Ejecutivo español "se vaya por los cerros de Úbeda" en vez de condenar las actuaciones de Marruecos.

REUNIÓN CON EL POLISARIO. Ante las críticas, la ministra de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, defendió la necesidad de que España mantenga la capacidad de interlocución con Marruecos para ser útil, "sin abdicar ni un ápice" de la defensa de los derechos y libertades. Jiménez insistió, en declaraciones a la cadena SER recogidas por Efe, que el Gobierno defiende los derechos humanos y la libertad de expresión, y que "en todo momento" ha pedido a Rabat que permitan acceder a la zona a los medios. Además, el PSOE anunció que se reunirá con el Polisario en Madrid "en las próximas semanas".

  • 1