Local

Los actos vandálicos salen gratis en Tussam

La empresa municipal de autobuses, Tussam, ha archivado el expediente laboral abierto a siete de sus trabajadores por los daños originados a vehículos de su flota en la huelga de mayo de 2007. La medida se adopta como consecuencia del último revés sufrido por la dirección en el contencioso judicial abierto por esta causa.

el 16 sep 2009 / 02:57 h.

La empresa municipal de autobuses, Tussam, ha archivado el expediente laboral abierto a siete de sus trabajadores por los daños originados a vehículos de su flota en la huelga de mayo de 2007. La medida se adopta como consecuencia del último revés sufrido por la dirección en el contencioso judicial abierto por esta causa. La Audiencia Provincial ha desestimado el recurso de apelación presentado por Tussam contra los autos dictados por el Juzgado de Instrucción 13 en los que solicita el archivo de las diligencias. El resultado es que el proceso se acaba en los tribunales y que Tussam, en vista de lo acontecido, pone punto final a los expedientes abiertos a un grupo de trabajadores, uno de los cuales se suicidó un año después originando otro pleito, en este caso de la familia del fallecido contra Tussam por un supuesto acoso. El caso deja otras lecturas amargas para quienes saben que en democracia hay que respetar determinadas reglas del juego. El juez entiende que del atestado policial y de las declaraciones de agentes que presenciaron los actos vandálicos se presume la participación de los acusados en los hechos, pero que no se puede identificar si los objetos que lanzaban impactaban en los vehículos de Tussam que circulaban por la avenida de Andalucía ni cuál era su grado concreto de participación. Es decir, que no se les puede imputar a ellos en concreto por alguna acción determinada de las que sucedieron esa madrugada. La Justicia ha hecho lo que tenía que hacer, pero una situación así deja un regusto a impunidad. Esa madrugada de 2007, más de ochenta vehículos de Tussam que salían para el cumplimiento de los servicios mínimos fueron atacados y sufrieron daños por valor de más de 100.000 euros que pagaron todos los sevillanos. Algunos de los causantes fueron identificados, pero ninguno pagó por lo que hizo. ¿Es eso justificable? ¿Puede salir gratis el amedrentamiento y el vandalismo?

  • 1