sábado, 20 abril 2019
12:08
, última actualización
Deportes

Los administradores dan el OK al fichaje de Amaya

El director deportivo a los jugadores que no cuentan para Mel y a los jóvenes de la cantera. 

el 12 jul 2011 / 12:00 h.

Antonio Amaya, con la camiseta del Wigan.
El dinero es el principal enemigo del Betis y su política de fichajes, sobre todo después de que el club verdiblanco comprometiese 1,3 millones para sufragar la contratación de Matilla, pero no supondrá obstáculo alguno para que llegue el sexto refuerzo, que también será el segundo central. Antonio Amaya, el zaguero del Wigan que ya trabajó con Pepe Mel en el Rayo Vallecano, debe de confirmarse como jugador del Betis en las próximas horas una vez que los administradores concursales, los hombres que miran y remiran cada céntimo que se gasta y se gana en Heliópolis, han dado el visto bueno a la operación. No será costosa, en términos futbolísticos, ya que el madrileño llegará a La Palmera por unos 200.000 euros.

La noticia fue más o menos revelada por el director deportivo, Vlada Stosic, en la presentación de Jefferson Montero. "Estamos hablando precisamente hoy para ver si tenemos este permiso para traer al central antes de que salga nadie", dijo. Ese permiso era el de los administradores y ese central era Amaya. "Está en la lista, aunque es uno más; no hay nada en concreto", aseguró. En realidad sí lo hay y lo normal es que el jugador del Wigan inglés viaje de forma inminente a Sevilla para pasar el examen médico. Amaya cumplió 28 años el último día de mayo y mide 1,92.

Tras el segundo central, el Betis afrontará ya sí o sí el asunto de las salidas, tan innegociables como las bajadas de sueldo. Así lo transmitió Stosic, muy duro. "Todo el mundo sabe que el 21 de agosto [ese día empieza la Liga] vamos a tener 25 fichas, así que hay ocho jugadores que seguramente van a estar sin ficha si no conseguimos encontrarles equipos entre todos", advirtió. El problema es que la crisis es la crisis y algunos de esos futbolistas disfrutan de sueldos inasumibles por el Betis y por muchos clubes. En todo caso, Stosic confió en que haya acuerdos. "Todos deberemos ceder", aclaró.

También hubo aviso del responsable deportivo a los canteranos al hilo de Óscar Herrera, un juvenil presuntamente tocado por la Fiorentina, como Álvaro Vadillo. En Heliópolis, por cierto, no tienen constancia de nada. "El Betis va a terminar muy pronto con esta historia. Si los chicos del fútbol base no se dan cuenta de que la puerta del primer equipo está abierta y cada dos por tres sube uno, si no valoran eso, lo van a tener muy complicado para jugar en el Betis. Nosotros vamos a ser muy transparentes con ellos y les decimos que el futuro del Betis son ellos. No tenemos dinero y no pensamos en nada que no sea el fútbol base. Los chicos, junto con sus padres, tienen que saber que la idea del Betis es muy clara: tenerlos en Primera en pocos años". Así de rotundo fue.

  • 1