Los afectados del ERE de la base de Morón lucharán "hasta el final" por la nulidad de los despidos

Arranca el juicio por la demanda colectiva formulada contra los despidos por los 66 trabajadores afectados.

el 19 feb 2014 / 13:48 h.

moron-baseEste miércoles ha comenzado en la sala de lo Social del Tribunal  Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), la vista oral destinada a  resolver la demanda colectiva promovida contra el expediente de  regulación de empleo (ERE) consumado en septiembre de 2013 por  'Vinnell-Brown & Root Spain' (VBR), la empresa gestora del  mantenimiento de la base aérea de Morón de la Frontera (Sevilla).  Este ERE supuso el despido de 66 trabajadores con indemnizaciones de  20 días de sueldo por año de servicio, el mínimo permitido por la  legislación laboral. A las puertas de la Audiencia Provincial de Sevilla, que alberga  la sala de lo Social del TSJA, el colectivo de trabajadores ha  atendido a los medios de comunicación para manifestar, como ha  señalado Manuel Ponce, secretario general de la federación de Metal,  Construcción y Afines (MCA) de UGT-Sevilla, que la idea es "llegar  hasta el final" en el procedimiento judicial, al objeto de que los 66  despidos "sean declarados nulos". Cuestionado por la posibilidad de  que el conflicto fuese resuelto a través de ofertas en materia de  indemnizaciones, Ponce ha sido claro a la hora de aseverar que el  "objetivo" del colectivo "es la nulidad" del ERE. DESPIDOS "SIN JUSTIFICACION" José Armando Rodríguez (UGT), presidente del comité de empresa de  'VBR', ha manifestado que los despidos deben ser declarados nulos  porque "no había ningún tipo de justificación" para ellos, extremo  que le ha llevado a señalar la creciente actividad militar de la base  aérea. "La pista está llena de aviones, con al menos 12 o 14  aeronaves de las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos", ha asegurado  avisando de que, paralelamente a los despidos, la base aérea ha  experimentado una "militarización" de los servicios de mantenimiento  y suministro encargados hasta ahora a la plantilla española. Según José Armando Rodríguez, las labores de los trabajadores  despedidos habrían sido "usurpadas" por militares estadounidenses que  se ocupan ahora de los trabajos de los comedores, la carga de  aviones, o el transporte de materiales, aspectos todos ellos hasta  ahora en manos de los trabajadores españoles. El juicio, en ese sentido, se celebra en un momento especialmente  agitado para la plantilla española de la base aérea de Morón. Y es  que en paralelo a los expedientes de regulación de empleo promovidos  por 'VBR' en 2010 y 2013, Estados Unidos amplió el año pasado su  contingente con el despliegue de 500 marines y ocho aviones, y ahora  prevé ampliar nuevamente su presencia militar. Los sindicatos, en ese  sentido, avisan de una estrategia premeditada destinada a sustituir a  los trabajadores españoles por personal estadounidense y reclaman que  la nueva ampliación del contingente estadounidense conlleve la  reincorporación de los 66 empleados despedidos en 2013. LOS ERE DE LA BASE DE MORON Después de que las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos adjudicasen a  'Vinnell-Brown ant Root Spain' la gestión de los servicios de  mantenimiento de estas instalaciones militares, esta empresa  estadounidense emprendió en 2010 un expediente de regulación de  empleo "por causas organizativas" para extinguir 286 de los 594  puestos de empleo sujetos entonces a los servicios de mantenimiento. Durante la negociación del expediente de regulación de empleo, la  compañía y el comité de empresa acordaron reducir a 150 el número de  despidos, pero la destrucción de puestos de trabajo quedó después  rebajada a 119 personas al ser descubierto que 31 de los trabajadores  incluidos en el ERE habían causado ya baja en la empresa, extremo que  por cierto investiga el Juzgado de Instrucción número 15 de Sevilla. Ya en 2013, sonaban de nuevo las alarmas en la plantilla de los  servicios civiles de la base a cuenta de una publicación colgada en  el portal digital www.fbo.gov, una suerte de perfil del contratante  de la administración estadounidense. Y es que, según el comité de  empresa de la base de Morón de la Frontera, en esta página web fue  publicada eventualmente una relación de 144 empleados de estas  instalaciones, con nombres y apellidos, cuyos puestos de trabajo  serían susceptibles de desaparecer en el nuevo contrato de  explotación que, a finales de 2014, habrá de licitar y adjudicar la  Fuerza Aérea de Estados Unidos para la gestión de estos servicios de  mantenimiento. Para el comité de empresa, el ERE de septiembre de 2013  respondería a un intento de acometer los despidos inicialmente  planeados para el ERE de 2010 pero finalmente no consumados, al  objeto de aproximar el adelgazamiento de la plantilla al espíritu  inicial de la reestructuración laboral de 2010. Y es que aquel ERE  fue inicialmente ideado para despedir a 286 trabajadores pero, como  se ha informado, finalmente fueron 119 los empleados despidos.

  • 1