jueves, 15 noviembre 2018
01:40
, última actualización
Local

Los agentes sociales desoyen al Gobierno y no retoman el diálogo

La vicepresidenta pide a patronal y sindicatos que "apuren los últimos minutos" y el Ejecutivo se prepara para legislar.

el 15 ene 2012 / 19:43 h.

TAGS:

El Gobierno dio el pasado viernes una prórroga a los agentes sociales para que intentaran llegar a un acuerdo en la reforma laboral. Sin embargo, empresarios y sindicatos ni siquiera han aprovechado las últimas horas concedidas por el Ejecutivo para acercar posiciones, ya que estas se encuentran muy alejadas desde la semana pasada. Así las cosas, el equipo de Mariano Rajoy se ve abocado a partir de hoy a preparar un documento que sirva además para dar una respuesta a los mercados, que exigen ya una reforma laboral para unos de los países con más problemas de empleo de la UE. Es decir, como ya hicieran los Gobiernos de Rodríguez Zapatero y Aznar, el decreto será la solución ante la imposibilidad de acuerdo.

De este modo, patronal y sindicatos consumieron el plazo dado por el Gobierno hasta la medianoche de ayer para cerrar un acuerdo más amplio sobre la reforma laboral sin celebrar nuevos encuentros y sin que se haya logrado un acercamiento en las cuestiones más espinosas, como la evolución de los salarios, el coste de los despidos o la contratación a tiempo parcial, que quedan ahora en manos del Ejecutivo.

El equipo de Rajoy otorgó a los agentes sociales dos días de gracia después de que el pasado viernes, 13 de enero, el Consejo de Ministros analizara el documento remitido con los pocos acuerdos alcanzados hasta el momento sobre racionalización de festivos, solución extrajudicial de conflictos, formación, absentismo y mutuas, reflexión sobre las jubilaciones anticipadas y las medidas de prejubilación y bonificaciones y reposición de prestaciones en los Expendientes de Regulación de Empleo.

El Ejecutivo consideró que estos acuerdos eran "insuficientes" y dio dos días más a patronal y sindicatos para negociar. Sin embargo, las posiciones estaban tan enrocadas que el plazo se consumió sin que se produjera ningún movimiento y sin acuerdo entre las dos partes.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, pidió ayer mismo a las organizaciones empresariales y sindicales que apuraran "las horas y los minutos" para llegar a un acuerdo, ya que "de esa base debe salir una reforma que sirva para crear empleo". "Es necesario construir entre todos ese acuerdo que sirva para sacar a España adelante", reclamó.

La reforma laboral está pensada, explicó la vicepresidenta, "por y para crear empleo". "Nos incumbe a todos porque a todos nos incumbe crear empleo. Es una responsabilidad de todos", declaró Sáenz de Santamaría en la clausura de la Convención Autonómica del PP-A celebrada este fin de semana en Málaga.

Además, reconoció que el Gobierno tiene responsabilidad en la creación de empleo, "pero los agentes sociales y empresariales también", porque "todos tenemos que ser capaces de mirar de frente a los más de cinco millones de españoles desempleados" y decirles que "no hay ninguna organización ni institución ni Gobierno en España que sea ajena a esa realidad tan dura y difícil". Sáenz de Santamaría quiso subrayar que el empleo, "una responsabilidad y una prioridad de los políticos, pero también de todos de agentes sociales. Es "el principal objetivo de España como nación", y, por ello, "todos tenemos que trabajar unidos".

Finalmente, pidió "trabajar todos" para cambiar "esta realidad triste del país". En este punto, defendió que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, "tiene muy claro lo que hay que hacer para que estos ocho años se queden en un mal sueño y en un mal recuerdo".

El pasado sábado, Rajoy también reclamó "responsabilidad" a las organizaciones empresariales y sindicales para llegar a un acuerdo, y subrayó la necesidad de hacer la reforma laboral "porque es necesaria, no porque la pidan algunos, sino porque hay que crear empleo".

Los secretarios generales de CCOO y UGT, Ignacio Fernández Toxo, y Cándido Méndez, reconocieron, por su parte, en sendas entrevistas en Público, que "no hay reuniones" con la patronal pero mostraron su voluntad en seguir negociando pese al plazo marcado por el Ejecutivo.

La pelota está ahora en el tejado del Gobierno. Fuentes del Ministerio de Economía sostienen que podría ser "prematuro" que el Consejo de Ministros del próximo viernes 20 de enero tomara las primeras decisiones en materia laboral, si bien no cerraron la puerta a que pudiera darse luz verde a algunos de los temas consensuados durante las negociaciones entre los agentes sociales.

El Ejecutivo, que se ha marcado el primer trimestre como plazo para aprobar la reforma, podría aprobar un contrato de crisis con despido más barato, puesto que esta fue una de las peticiones que trasladó a los agentes sociales.

  • 1