martes, 20 noviembre 2018
12:59
, última actualización
Local

Los alcaldes dan un paso para ser los referentes del PSOE

el 07 ene 2012 / 20:15 h.

Alcaldes. “Formular un proyecto, ser capaz de gestionarlo, y hacer que forme parte de una agenda compartida por ciudadanos y empresas es parte del trabajo del mundo municipal. Por eso, es mucho lo que los alcaldes podemos aportar”. La reflexión recogida en un artículo firmado por Antonio Gutiérrez Limones en el marco del movimiento para pedir una mayor presencia del municipalismo en el congreso de febrero, refleja el sentir mayoritario de los regidores de la provincia, que ya se ha expresado internamente en foros como el último comité provincial o en reuniones de la ejecutiva. Tras las últimas derrotas y ante la incertidumbre de las elecciones autonómicas, los únicos “barones” afianzados que tiene el PSOE son los regidores que conservaron sus alcaldías el pasado 22 de mayo.

Referentes. En este marco, y en un escenario de falta de referentes claros para el proceso de renovación de este año –que afectará a todos los niveles, incluido al provincial, dónde aún se mantiene la incógnita de si José Antonio Viera intentará realmente continuar a partir de primavera– el partido en Sevilla mira hacia sus regidores como ejes del debate interno que se producirá a lo largo de 2012. Así, toman fuerza nombres en torno a los que se empiezan a  articular las distintas corrientes, sin que esto signifique que vayan a encabezar ningún movimiento. El primero, el de Javier Fernández, el regidor de La Rinconada, y el único alcalde que ha mantenido un peso orgánico los últimos años. Aglutina una parte de la mayoría que ha marcado el rumbo de la dirección provincial los últimos años. Su peso se puso de relieve ya en la conferencia política federal en la que, ante la ausencia de José Antonio Viera, asumió un cierto liderazgo de la delegación y en la provincial en la que encabezó el proceso de reflexión interna. Un segundo nombre, que representa más al otro sector en el que se está dividiendo la mayoría que hasta ahora tenía la ejecutiva y que permanece  vinculado a la dirección regional y, por tanto, a Susana Díaz, es el de Fernando Zamora. Son muchos los que miran ahora al alcalde de San Juan, uno de los que mejor parados salieron de las elecciones y cuyo discurso en el último comité provincial fue aplaudido por un amplio sector del partido. En tercer lugar, ha vuelto a abrirse hueco a nivel federal la figura de Antonio Gutiérrez Limones. El alcalde de Alcalá, junto a Francisco Toscano, ha  dado ya un paso al frente para encabezar al conjunto de regidores que reclaman un debate municipal y que los alcaldes sean de verdad los protagonistas de la renovación del partido que empieza tras los últimos resultados, con más peso orgánico e institucional.

Congreso. Por delante hay un intenso calendario que empieza por el congreso federal, que continúa de forma inmediata por las elecciones, y que tiene como escenario principal a Sevilla. Este planteamiento ya ha sido cuestionado públicamente por los firmantes del documento que reclama un aplazamiento del congreso federal –entre ellos Alfredo Sánchez Monteseirín– e internamente son muchos los que lo ponen en duda. Sobre todo porque el PSOE saldrá dividido de una cita en Sevilla, y en esta misma ciudad, Javier Arenas saldrá aclamado como candidato. De ahí los esfuerzos de la dirección regional y provincial por reducir al mínimo la división ante un congreso en el que Sevilla será, con más de 50 delegados, la mayor estructura.  

Unidad. Esta mínima cohesión debe superar dos escollos. El primero arranca mañana con el inicio de unas asambleas cuyo preludio se celebró la pasada semana en Juventudes Socialistas con un resultado que invita al optimismo para aquellos que intentan evitar una confrontación: la dirección anterior y la nueva pactaron una lista única tras repartirse las plazas. Pero la cita clave será el 22 de enero cuando se repartan los delegados. Pocos puestos para tanto aspirante. Y ahí el equilibrio entre compromisos, integración y apuestas de fondo para el debate será determinante. Sin olvidar el factor antes mencionado: los alcaldes exigen el sitio que otras veces no han tenido. El segundo gran escollo viene después: las listas. Si finalmente José Antonio Griñán se presenta por Sevilla, como quiere la ejecutiva provincial, el debate será más relajado y quedará más acotado al reparto de puestos secundarios. La dirección parte con el decreto de incompatibilidades como baza para limitar la negociación. Pero no será tan fácil. Son muchas las voces de regidores que cuestionan un veto que puede quedar anulado antes de marzo. Y dan dos explicaciones: el ejemplo del impulso que toma el PP com sus alcaldes, y el precedente de una última lista al Congreso sin apenas referentes en Sevilla.  

En Twitter @jalonso2

  • 1