Local

Los aliados buscan en Londres cómo gestionar el cambio en Libia

Estados Unidos no descarta armar a los rebeldes libios ante el retroceso en Sirte e Italia se ofrece a mediar en el exilio de Gadafi a otro país africano.

el 29 mar 2011 / 15:42 h.

TAGS:

Hillary Clinton y el ministro de Exteriores británico, William Hague, abandonan la sede del Ministerio de Asuntos Exteriores en Londres.

Los países de la coalición internacional que ha intervenido militarmente en Libia se han reunido este martes en Londres para analizar de qué manera podrían colaborar en la salida del poder del coronel Muamar Gadafi y la apertura de un proceso de diálogo nacional que desemboque en elecciones libres.

La reunión no sólo ha congregado a los ministros de Exteriores de los 11 países de la coalición, sino a los jefes de la diplomacia de un total de 35 países, muchos de ellos árabes, y a representantes de varias organizaciones internacionales, como el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, o el presidente de la Comisión de la Unión Africana, Jean Ping. La Liga Árabe estará representada por su jefe de gabinete, Hesham Yusef, que ha defendido este lunes el fin de las operaciones militares en Libia para que se pueda alcanzar un "acuerdo político" que resuelva el conflicto.

El encuentro ha comenzado a las 12.30 horas (una más en la España peninsular) en Lancaster House con una reunión limitada a los países de la coalición para discutir las operaciones militares que presidirá el ministro británico de Exteriores, William Hague y a la que asistirá su colega española, Trinidad Jiménez.

La conferencia sobre Libia con la participación de 35 países y diversas organizaciones internacionales empezará a las 14.00 horas con el objetivo de acordar una solución política a largo plazo para el país una vez que se alcance un alto el fuego y que debe pasar en todo caso por la renuncia de Gadafi al poder.

El primer ministro británico, David Cameron, y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, han emitido este lunes un comunicado conjunto en el que subrayan que "la acción militar no es un objetivo en sí mismo" y que la única solución duradera tiene que ser "política" y debe proceder del pueblo libio. En vísperas de la conferencia de Londres, ambos líderes han instado a los participantes a que expresen "su apoyo al pueblo libio en su lucha para hacer caer una dictadura violenta y crear las condiciones propicias que le permitirán decidir su futuro".

Animan además a los libios a abrir un diálogo político nacional, que podría liderar el Consejo Nacional de Transición, con el objetivo de emprender "un proceso de transición representativo, una reforma constitucional y la organización de elecciones libres y regulares".

El ministro británico de Exteriores, William Hague, se ha reunido  este martes con el enviado especial del Consejo Nacional de  Transición libio, Mahmud Jibril. En declaraciones tras el encuentro, Hague ha informado  de que ambos han hablado de la "actual situación política y  humanitaria en Libia". "Coincidimos en la absoluta importancia de  proteger a la población civil en Libia y hemos estudiado cómo Reino  Unido y otros participantes en la conferencia de hoy de Londres  pueden apoyar mejor al pueblo libio", señala Hague en un comunicado  distribuido por el Foreign Office.

La ministra española de Exteriores ha señalado este lunes que la conferencia de Londres servirá para "examinar desde el punto de vista político qué va a ocurrir" una vez haya un alto el fuego y ha insistido en que los aliados están cumpliendo "estrictamente lo acordado" por la resolución de Naciones Unidas y no ayudando expresamente a los rebeldes.

El ministro italiano de Exteriores, Franco Frattini, ha declarado a The Guardian, en vísperas de la reunión aliada, que su Gobierno estaría dispuesto a actúar como mediador para gestionar el alto el fuego y el exilio de Gadafi en algun país africano. "Esperamos que la Unión Africana sea capaz de encontrar una propuesta valida". En caso de que Gadafi aceptara su exilio, debería optar por un país no perteneciente al Tribunal Penal Internacional, si no quiere ser juzgado, ya que su fiscal jefe, Luis Moreno Ocampo, ha abierto diligencias contra él y su régimen.

No obstante, si el final deseado por los rebeldes libios no llega, éstos podrían acogerse a los designios de Estados Unidos, que no descarta armar a los insurgentes ante el reciente retroceso provocado por el avance del Ejército en Sirte. "Aún no hemos tomado esa decisión, pero, desde luego, no la descartamos" ha afirmado en una entrevista televisiva de la cadena ABC la embajadora de Estados Unidos ante la Onu, Susan Rice, quien también ha reconocido que su Gobierno tiene un "gran interé" en que el líder libio dimita y ofrezca libertad a su pueblo.

Ha explicado que Washington está atacando los recursos del líder libio y sus fuentes de financiación y ayudando a los rebeldes, además de participar en un "proceso político" para analizar qué hacer una vez el dirigente libio renuncie al poder, para lo cual la secretaria de Estado, Hillary Clinton, está en Londres participando en un encuentro internacional para abordar este asunto. 

Sin embargo, Rice ha dicho que "primero Gadafi tiene que tomar la decisión de dimitir". "Y aún no hemos visto indicios de que vaya a estar dispuesto a hacerlo si no se mantiene la presión internacional", ha añadido.

 

 

  • 1