Local

Los aliados frenan a Gadafi pero siguen sin consenso en la misión

Londres da por destruida la fuerza aérea libia tras una intensa jornada de ataques.

el 23 mar 2011 / 21:28 h.

TAGS:

Un joven libio luce la antigua bandera tricolor libia, símbolo de los rebeldes, durante una protesta contra las fuerzas fieles al dictador Muamar Gadafi.

Las fuerzas de la coalición internacional Odisea al amanecer atacaron ayer a las tropas leales al dictador libio Muamar Gadafi en todos los frentes posibles. Las bombas aliadas cayeron sobre las unidades mecanizadas, de artillería y emplazamientos de misiles móviles, según informó el jefe de Estado Mayor de la operación aliada, el contralmirante estadounidense Gerard Hueber.


En conversación telefónica desde el buque estadounidense USS Mount Whitney, desplegado en el mar Mediterráneo, el contralmirante aseguró que Gadafi continúa incumpliendo la resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que exige el fin de los ataques contra civiles y que se registraron combates en varias ciudades del país.


Hueber explicó que la coalición internacional ha realizado un total de 175 misiones aéreas en las últimas 24 horas, de las cuales 113 han sido completadas por aeronaves de Estados Unidos. Además, aseguró que no tiene informes sobre bajas civiles causadas por las fuerzas de la coalición internacional, lo que contrasta con las 60 víctimas que el Gobierno libio asegura que han causado los aliados.


Los aviones de la misión internacional también bombardearon una base aérea del Ejército de Gadafi situada al sur de Misrata, el principal reducto de los rebeldes en el oeste del país. Allí, y según el portavoz oficial del Consejo Nacional rebelde, Hafiz Ghoga, al menos 16 personas murieron por disparos de francotiradores de las fuerzas de Gadafi.

Este Consejo, que pretende acabar con el régimen de Gadafi, aspira a instaurar una democracia laica y tiene la intención de respetar los contratos existentes en el sector petrolero, según varios miembros del Consejo en París.


De forma paralela a los ataques, los países de la OTAN no alcanzaron ayer el consenso necesario para aprobar que la Alianza Atlántica asuma el mando y control de la intervención militar en Libia y tampoco se pusieron de acuerdo para participar en una zona de exclusión aérea. Francia y Turquía son los países más reticentes a que la OTAN asuma el mando y control de la intervención en Libia, que EEUU asegura que cederá el ságado. Francia esgrime la reticencia de los países árabes, mientras que Turquía insistió en que la operación debe estar bajo control de la ONU.


También, los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea discutirán hoy cuál debe ser la contribución humanitaria de los 27 en la crisis libia, mientras continúan divididos en el plano militar después de que Alemania retirara el martes sus buques del Mediterráneo para no participar en el embargo naval de armas -a pleno rendimiento desde ayer- y de que Italia amenazara con no prestar sus bases a la coalición.


cita en londres. Además, los titulares de Exteriores de los países que integran la coalición se reunirán el próximo martes el Londres, según anunció ayer el ministro de Exteriores galo, Alain Juppé. "Acabo de tomar la iniciativa con mi colega británico (William Hague) de reunir en Londres un grupo de contacto de todos los países de la coalición, además de la Unión Africana, la Liga Árabe y los países europeos asociados", señaló Juppé ante la Asamblea Nacional.


Según explicó el ministro francés, el objetivo es "dejar claro que el pilotaje político de la operación no es la OTAN, es el grupo de contacto". Juppé había propuesto ya a petición de Sarkozy, y también en coordinación con Londres, la creación de "una estructura política para dirigir las operaciones, que implique a los ministros de Exteriores de países que están participando y de la Liga Árabe". Los Veintisiete también aprobaron ayer formalmente la extensión de las sanciones que ya pesan sobre el líder libio, y varias personas y empresas de su entorno para incluir al sector del petróleo, en especial a la Compañía Nacional de Petróleo (NOC) y varias de sus filiales, según fuentes diplomáticas.
A pesar de los ataques, el líder libio se dirigió ayer a la multitud en Trípoli para llamar a la lucha y mostrarse confiado en el triunfo: "Lograremos la victoria al final", afirmó. Por la noche ese complejo fue bombardeado mientras el Ejército libio tomaba posiciones en Ajdabiya.

  • 1