jueves, 25 abril 2019
11:54
, última actualización
Local

Los alumnos del instituto de Palomares no quieren empezar en el colegio

el 15 sep 2011 / 19:36 h.

TAGS:

Padres, madres y alumnos del instituto de Palomares del Río se concentraron ayer a las puertas del instituto en obras

Ayer, padres, madres, alumnos y algunos miembros del equipo de Gobierno de Palomares del Río se concentraron en señal de protesta frente al futuro y único instituto provisional de secundaria del municipio. Los retrasos en las obras, que han provocado que el curso se retrase al menos hasta el 27 de septiembre, ha provocado el malestar entre los padres, que piensan seguir con las movilizaciones.


El retraso está afectando a 140 niños matriculados, dos cursos de primero de ESO, dos de segundo y uno de tercero. "Son los que han confiado en las promesas de la Junta", afirmó el presidente del AMPA, Francisco Ruiz, ya que en Palomares la comunidad real de niños de secundaria puede ascender a más de 200, actualmente diseminados por institutos de otros municipios cercanos.


Desde la delegación de Educación de la Junta de Andalucía se han ofrecido dos posibles soluciones, mientras tanto. Utilizar las aulas del colegio Vicente Aleixandre de la localidad por las tardes o desplazar a los niños en autobuses pagados por la delegación hasta el instituto Ítaca de Tomares, que cuenta con aulas libres. Pero "el malestar que tenemos en el pueblo nos ha hecho negarnos a cualquier solución que no sea la de terminar este instituto", indicó Ruiz.


El propio delegado, José Jaime Mougan en la presentación del curso escolar en la provincia advertía de que el instituto de Palomares iba a ser el único de la provincia en el que no iban a poder empezar sus clases el día señalado, según explicó, por la gran cantidad de inconvenientes técnicos encontrados a la hora de colocar las aulas prefabricadas de madera en las que se darán las clases durante el tiempo que tarda en construirse el instituto definitivo, lo que puede tardar al menos dos años.


Esa es otra de las preocupaciones de los padres, que "aún no se han licitado las obras", a pesar de que debería estar listo para septiembre de 2012. Temen que esta situación provisional se prolongue en el tiempo en unas instalaciones que "carecen de los servicios mínimos que se les supone a un instituto de secundaria, según la ley de Educación de Andalucía". Según explicó Ruiz, "en estas aulas no tenemos biblioteca, ni gimnasio ni laboratorio".


Los padres volverán a reunirse el próximo lunes para establecer un calendario de acciones, entre las que contemplan presentarse todas las mañanas en las obras y desplazarse hasta la delegación de Educación.

  • 1