lunes, 18 marzo 2019
22:14
, última actualización
Local

Los alumnos protestan con un concierto y dulces por el conservatorio de Utrera

El centro reclama en Sevilla la implantación del grado medio para evitar que los niños viajen a la capital. La Delegación provincial de Educación estudiará sus reivindicaciones.

el 03 may 2010 / 18:00 h.

TAGS:

Los alumnos protagonizaron ayer un concierto de protesta en Sevilla.

"Hemos traído lo mejor que tenemos: nuestros niños y los dulces de Utrera, y ante eso no puede haber político que se resista". Lo decía ayer Ana Soriano, presidenta de la asociación de madres y padres de alumnos (AMPA) del conservatorio elemental de música Ana Valler de Utrera, tras finalizar el curioso acto de protesta que protagonizaron ante las puertas de la Delegación Provincial de Educación, que les valió para arañar un compromiso para que sus quejas, al menos, sean estudiadas cuanto antes.

De este modo, aprovechando la jornada no lectiva en Utrera, los alumnos del conservatorio cogieron su instrumento, se lo pudieron bajo el brazo y dejaron atrás su pueblo para dirigirse a Sevilla, donde la música sirvió para, una vez más, reclamar la implantación del grado medio o, en su defecto, los dos primeros cursos del primer ciclo, como ya tiene algún conservatorio en la capital hispalense. Fue mediante un concierto, a las puertas de Educación, cómo mostraron su malestar ante la respuesta negativa de la Junta de Andalucía.

Con sus reivindicaciones, quieren evitar el desplazamiento de los chavales de primero y segundo de ESO que "a diario van a Sevilla, alterando el ritmo de estudio, deberes o cualquier otra actividad que quieran o deban realizar", según expuso la edil de Educación, María José García.

En palabras de la concejal del PA, "año tras año el grado medio se queda en el olvido y sólo unos cuantos niños pueden acceder a él, ya que el tener que acudir a la capital hispalense a la edad de 11 años requiere de un adulto que pueda dedicarse única y exclusivamente a sus traslados, estando siempre en desventaja".

El conservatorio mostró, por tanto, sus reivindicaciones, contando con el apoyo del profesorado, alumnado y padres, así como la corporación municipal en pleno que, de manera unánime, también reclama estos servicios para el municipio, que supera ya los 50.000 habitantes.

Tras la audición, los inspectores de zona, junto al delegado provincial de Educación, Jaime Mougán, recibieron a la comitiva, que les entregó dulces. Él se comprometió "a estudiar las reivindicaciones para ver si, al menos, pueden atender la demanda de varios instrumentos", según la presidenta de la AMPA, quien defendió que ahora deberían fomentar más formación.

  • 1