Local

Los analistas esperaban que Washington ejerciera más influencia para calmar las aguas en Tegucigalpa

El nuevo Gobierno de Honduras desafía las presiones del mundo para restituir al depuesto presidente Manuel Zelaya y algunos analistas creen que Estados Unidos, en compás de espera ante la situación, debe ejercer más influencia en la crisis.

el 16 sep 2009 / 05:09 h.

TAGS:

El nuevo Gobierno de Honduras desafía las presiones del mundo para restituir al depuesto presidente Manuel Zelaya y algunos analistas creen que Estados Unidos, en compás de espera ante la situación, debe ejercer más influencia en la crisis.

EEUU respaldó una resolución de la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) que da un plazo de 72 horas para la restitución "inmediata, segura e incondicional" de Zelaya, mientras se realizan en paralelo gestiones diplomáticas. Si el Gobierno del nuevo presidente hondureño, Roberto Micheletti, continúa sin atender los reclamos de la comunidad internacional, la OEA invocará el artículo 21 de la Carta Democrática Interamericana para suspender a Honduras del sistema regional. De concretarse, Honduras estaría arriesgando al menos 600 millones de dólares en programas de asistencia, y su aislamiento diplomático.

EEUU, al igual que otros países, ha dicho que no reconocerá a ningún presidente que no sea Zelaya, mientras que Micheletti ha insistido en que no hubo golpe sino una transición legal. EEUU y Honduras mantienen estrechos lazos comerciales, políticos y militares y eso, según los analistas, podría inclinar la balanza hacia una solución pacífica en la que todos ganen.

"Me sorprendió que EEUU no tuviese más influencia, aunque no sé cuánto presionó o si, al final, el problema es que no tomaron en serio la situación. Lo importante ahora es que EEUU aumente las presiones, porque nadie quiere que esto escale más", dijo Peter Hakim, presidente de Diálogo Interamericano.

  • 1