Local

Los andaluces no pagarían por cuidar el medio ambiente

Un análisis revela que un 47,3% de los ciudadanos no está a favor de contribuir mediante impuesto

el 10 jul 2011 / 18:56 h.

TAGS:

A la pregunta ¿pagarías impuestos por mantener el medio ambiente? La respuesta popular es casi rotunda: no. Realmente nos importa, tenemos una conciencia cada más vez mayor acerca del ecologismo. Sabedores de la agonía de la naturaleza y de la importancia que tiene la mano del hombre sobre ella, quien más y quien menos trata de reciclar, de ahorrar energía o de no malgastar agua. Sin embargo, cuando nos tocan el bolsillo parece que la población ya no está tan dispuesta a colaborar.

Un informe reciente realizado por el Centro de Estudios Andaluces (CES) ha puesto en evidencia que la mayoría de los ciudadanos no estamos dispuestos a hacer un sacrificio económico por preservar el medio ambiente. Así, el estudio, basado en la Encuesta de Realidad Social de 2009 y llevado a cabo por los investigadores Antonio M. Jaime Castillo, José M. Echevarren y Manuel Herrera-Usagre, desvela que un 42,6% de los andaluces no aceptaría pagar precios más altos para proteger el entorno; el 47,3% no pagaría más impuestos y el 46,5% no está dispuesto a reducir su nivel de vida por mejorar la sostenibilidad medioambiental.

Y es que el análisis publicado por el CES ha arrojado luz en cuanto a que dependiendo de las circunstancias económicas, educativas, sociales y personales que envuelven a los individuos estaremos más o menos dispuestos a participar activamente de las políticas públicas sobre el entorno natural. Así, si tuviéramos que sacar como conclusión un perfil concreto de persona a favor de arrimar el hombro por la sostenibilidad, éste sería un varón joven de en torno a 24 años con valores de tipo "posmaterialista, que se autodefine de ideología política de izquierda, ateo y con confianza interpersonal".

En este sentido, los datos reflejan que, por clase social, habría un porcentaje mayor de personas dispuestas a pagar entre aquella clase que incluye individuos propietarios, directivos de grandes empresas, profesionales liberales con carrera universitaria, administrativos y técnicos y la pequeña burguesía no agrícola. Asimismo, entre aquellas personas con mayor nivel educativo y, por tanto, mayor conciencia ecológica, tienden a ser los universitarios los más dispuestos a sacrificar el bolsillo. Por edad, son los jóvenes entre 16 y 30 años y son los varones los más favorables a pagar impuestos. En cuanto al hábitat, están más predispuestos a hacer sacrificios económicos aquellos residentes es en localidades con menos de 5.000 habitantes, en las capitales de provincia y las áreas metropolitanas.

Según advierten los autores de la publicación, actúan dos variantes sobre la disposición a pagar por ayudar a la conservación del medio ambiente, que son, de un lado, la conciencia de que existen problemas graves que afectan al medio ambiente y, de otro, la capacidad percibida de actuar sobre él. Es decir, que a menudo pensamos que no tiene importancia la degradación del medio ambiente y, si la tuviera, pensamos que nosotros no podemos hacer nada. Nos eximimos de esta manera de la responsabilidad, estando muy estrechamente relacionada una visión preocupada del medio con la sensación de poder actuar sobre él y la disposición a hacer un sacrificio económico. El estudio señala que hay personas que piensan que es exagerado decir que el medio ambiente tiene problemas graves.

De hecho, cuando se realizó la encuesta, en 2009, solo un 11,9% de los andaluces opinaron que el medio ambiente es uno de los tres principales problemas de España, frente al 25,6% en 2005. Cabe reseñar además que prácticamente la mitad de los encuestados, un 46,1%, son partidarios de aumentar el gasto público en medio ambiente, solo por encima de las partidas de arte y cultura y gastos de defensa.

Finalmente, se concluye del estudio que la disposición a pagar por el medio ambiente depende de la percepción de amenazas que se tiene sobre el entorno y del sentido de autoeficacia. Esta disposición se da más sobre posiciones políticas de izquierda y con un mayor estatus socieconómico, asegura el informe del CES.

  • 1