Local

Los andaluces que ayudan a la Iglesia en su IRPF caen a la mitad en 15 años

En 1992 un 49,8% de los andaluces marcó en su declaración de la renta la casilla a favor de la Iglesia. Quince años después la cifra baja al 26,93%, un descenso de más de veinte puntos porcentuales. La Conferencia Episcopal ha puesto en marcha una campaña publicitaria para ganar cruces en su casilla.

el 14 sep 2009 / 20:40 h.

TAGS:

En 1992 un 49,8% de los andaluces marcó en su declaración de la renta la casilla a favor de la Iglesia. Quince años después la cifra baja al 26,93%, un descenso de más de veinte puntos porcentuales. La Conferencia Episcopal ha puesto en marcha una campaña publicitaria para ganar cruces en su casilla.

La Organización de Obispos del Sur (Odisur) asegura que en Andalucía hay 7.342.949 católicos. Alrededor del 92% de la población. Pero la estadística demuestra que una cosa es estar bautizado en esta fe y otra muy distinta ser católico practicante e incluso inclinarse por la Iglesia a la hora de hacer la declaración de IRPF.

La Agencia Tributaria señala que en la declaración de la renta de 2004 (último dato disponible desagregado por autonomías) un 26,93% de los andaluces marcó en exclusiva la casilla de la Iglesia católica. Un 13,36% eligió la opción de colaborar con la Iglesia y también en fines sociales y un 29,18% prefirió que su dinero fuera a parar a Organizaciones No Gubernamentales. Hace quince años, según los datos recopilados por el Instituto de Estadística de Andalucía, la fotografía era muy distinta.

Entonces el 49,8% de los declarantes se inclinó a favor de la Iglesia. En 1998 el número ya había descendido al 45,9% aunque fue a partir de 2001 (39,5%) cuando los andaluces comenzaron a dejar de poner en mayor número su cruz a favor del clero.

Esta situación cobra ahora una especial relevancia. La nueva financiación firmada entre Iglesia y Gobierno en diciembre de 2006 dibuja a partir del próximo año un nuevo panorama. Hasta ahora Hacienda recaudaba una parte de la asignación tributaria a través del IRPF de los declarantes católicos y además entregaba a la Iglesia una dotación extraordinaria graciosa.

El nuevo sistema, como pidió la Unión Europea, elimina esa subvención y la exención en el IVA que la Iglesia disfrutaba en sus compras de bienes muebles e inmuebles. A cambio se eleva la asignación de IRPF del 0,5 al 0,7%. Aunque en realidad ese dinero no sale del bolsillo de los católicos sino de las arcas del Estado, sí se puede afirmar que a partir de 2008 son los ciudadanos los que deciden cuánto dinero va a parar a la Conferencia Episcopal Española. De ahí la nueva campaña de publicidad estrenada por la Iglesia que durará hasta el 6 de diciembre.

En esta acción publicitaria la Iglesia pone el acento en su labor asistencial y ofrece una radiografía en números de lo que supone en España. Según informó la Conferencia Episcopal Española una segunda parte de esta campaña contará con "la fuerza del testimonio de casos reales", donde sacerdotes, religiosos y seculares hablarán en spots televisivos.

También las ONG hacen campañas, que se intensificarán cuando se aproxime mayo y la fecha de hacer la declaración, para pedir a los católicos solidarios que marquen la casilla que destina el dinero a las dos opciones (Iglesia y fines sociales). La intención es explicar a los ciudadanos que el dinero que no pidan que se destine a estas organizaciones se queda en las arcas del Estado.

  • 1