Local

Los andaluces respiran el mejor aire del lustro

El informe anual de Medio Ambiente de 2010 revela que el buen año hidrológico deja atrás la etapa de sequía aunque las temperaturas siguen aumentando hasta una media de 18 grados.

el 06 jun 2011 / 21:14 h.

TAGS:

La calidad del aire en Andalucía fue aceptable o buena en el 92% de los días de 2010, con lo que se registró el mejor ejercicio en los últimos cinco años, según dijo el consejero de Medio Ambiente de la Junta, José Juan Díaz Trillo, que presentó ayer en Córdoba el informe anual de Medio Ambiente. El consejero puso como ejemplo la zona industrial de Bailén (Jaén), donde se ha pasado de un 34% de días con niveles de calidad del aire admisible en 2006 a un 87% en 2010. Recalcó que en esta evolución positiva han influido las medidas puestas en marcha, junto a las favorables condiciones meteorológicas y los efectos de la crisis económica.

 

El consejero de Medio Ambiente advirtió de la tendencia alcista de las temperaturas medias en Andalucía. Durante el pasado año aumentó el valor en 0,2, con lo que la media se situó en 18 grados. Díaz Trillo relacionó esta subida de los termómetros con el cambio climático, por lo que defendió la adopción de medidas que contribuyan a frenar sus efectos. La temperatura de las aguas del litoral también ha subido levemente, al situarse entre los 20 y los 22 grados. "La lucha contra el cambio climático se hace más necesaria que nunca", subrayó.

Destacó el "excepcional año hidrológico", con precipitaciones abundantes que han superado el 160% de la media de referencia en el conjunto de la región. Esto ha provocado que el agua embalsada llegue a superar el 80% de la capacidad de los pantanos, frente al 36,9% de 2009.

El consejero dirigió también ayer la reunión de coordinación para fijar la posición común de las comunidades ante el Consejo Europeo de Medio Ambiente que se celebrará el día 21 en Luxemburgo. Durante el encuentro se acordó trasladar al consejo diversas propuestas para la mejora de las políticas comunitarias en materia de agua, conservación de la biodiversidad, lucha contra el cambio climático y control de riesgos ambientales.

Las comunidades se mostraron de acuerdo con los diagnósticos sobre la mayor presión ejercida sobre los recursos hídricos debido al cambio climático y valoraron positivamente la intención de abordar este problema de forma global y preventiva. Entre las recomendaciones emitidas destacan incrementar la colaboración e integración entre países, aumentar la formación y sensibilización ciudadana, prevenir daños y restaurar las masas de agua (especialmente los ríos) o redoblar el esfuerzo en investigación e innovación.

Destacaron el fracaso del Convenio sobre Diversidad Biológica de la UE y sus objetivos, fijados para 2010, ya que Europa pierde especies "diariamente y se sigue deforestando". Díaz Trillo excluyó a España de este fracaso. En el caso de Andalucía, afirmó que la comunidad ha conseguido incrementar un 15% las reforestaciones en la última década. "Seguimos en alerta máxima en cuanto a biodiversidad y no se pueden perder especies a un ritmo tan exagerado", reconoció.

  • 1