lunes, 18 marzo 2019
22:14
, última actualización
Local

Los autobuses de Montequinto acercarán a los vecinos hasta el Metro

Las líneas M-130, A y B, y M-133 cambian su recorrido a partir del lunes y tendrán más paradas en la barriada Federico Echagüy y la urbanización Club de Golf.

el 31 mar 2010 / 18:18 h.

TAGS:

Un usuario sube al autobús de Montequinto.
Cuatro meses después de la entrada en servicio de las tres paradas del Metro de Montequinto, el Consorcio de Transporte Metropolitano se ha decidido por fin a modificar las paradas de las líneas de autobuses que circulan por la barriada quinteña con el fin de acercar a los viajeros más alejados hasta las estaciones.


En la primera de las líneas afectadas, la M-130, tanto A -que recorre Montequinto- como B -que llega hasta Olivar de Quinto, la barriada Federico Echagüy y la urbanización Club de Golf-, el servicio corre a cargo de la empresa Casal.

Su gerente, Luis Martín, que a primeros de marzo reconocía que desde la puesta en marcha del Metro habían perdido el 50% de los clientes, señalaba ayer que ahora "se trata de adecuarnos a la realidad del Metro". Con estas modificaciones en los recorridos "vamos a acercar a la gente de Montequinto que le queda lejos el Metro y darles mejor servicio, al tiempo que captamos más usuarios", afirma.

Aunque los efectos viene sintiéndolos desde finales de noviembre, e incluso antes, cuando en abril de 2009 entró en servicio la línea 1 hasta Condequinto, el Consorcio de Transportes ya avisó de que para realizar modificaciones en las líneas de autobuses había que esperar un tiempo desde que llegara el Metro para comprobar cómo actuaban los usuarios.

El gerente de Casal apunta que, aunque en un principio la parada final en Sevilla se mantendrá en la avenida de Portugal hasta que finalicen las obras de ampliación del Metrocentro, "cuando terminen las obras también pensamos en alguna modificación, pero habrá que esperar y ver cómo evoluciona. El objetivo es que sirvamos también de intercambiadores entre los distintos medios de transportes".

Acercamiento. Tanto en la línea M-130B como en la M-133, la segunda afectada, uno de los objetivos es acercar a los vecinos de la barriada Federico Echagüy hasta el Metro.

De esta segunda línea se encarga la empresa Los Amarillos, cuyo director de operaciones, Ángel Escribá, no cree que el cambio vaya a beneficiar mucho a la empresa: "El Consorcio ha hecho los cambios para atender más a la barriada de Echagüy y conectarla con el Metro en Olivar de Quinto. Además tendrá más frecuencia por esta zona".

Desde Los Amarillos, que reconocen que se ha producido un "deslizamiento de usuarios hacia el Metro", consideran que se trata más de ofrecer "un servicio público" que de dar un beneficio a las empresas concesionarias del servicio de autobuses metropolitano en esta zona.

Estas modificaciones entrarán en vigor a partir del próximo lunes, 5 de abril. En el caso de la línea M-130A, sólo va a modificar una de sus paradas: la de la calle Siena pasará a la calle Liorna. En cuanto a la M-130B, tendrá tres nuevas paradas en la conexión entre Montequinto y Olivar de Quinto desde la rotonda de los Caballos hasta la estación de Metro Europa; además cuatro servicios de la línea entrarán en la barriada Echagüy y ocho en la urbanización Club de Golf.

La línea M-133, frente a las seis entradas en Echagüy actual, pasará a entrar en cuatro ocasiones por servicio y modificarán su recorrido para tomar y recoger viajeros por la avenida Conde de Ibarra hacia Montequinto.

  • 1