Local

'Los ayuntamientos no están en crisis por disparates de los alcaldes'

Tras más de 10 años como alcaldesa de Castilleja de la Cuesta, la delegada del Gobierno de la Junta de Andalucía en Sevilla tomó posesión el pasado miércoles, relevando a un Demetrio Pérez que, dice, «no se siente víctima» y se va por decisión personal. Ella defiende el papel de los alcaldes ante la crisis. Foto: J.D.

el 15 sep 2009 / 11:15 h.

TAGS:

Tras más de 10 años como alcaldesa de Castilleja de la Cuesta, la delegada del Gobierno de la Junta de Andalucía en Sevilla tomó posesión el pasado miércoles, relevando a un Demetrio Pérez que, dice, «no se siente víctima» y se va por decisión personal. Ella defiende el papel de los alcaldes ante la crisis.

-¿Con su designación para el cargo han matado dos pájaros de un tiro? Como tenía problemas con su grupo municipal en Castilleja de la Cuesta...

-No, sería torpe y miope por mi parte si lo pensara, porque sería restarle importancia a lo que supone ser delegada provincial del Gobierno de la Junta de Andalucía. No tiene nada que ver. La crisis de Castilleja de la Cuesta es una situación que se genera en el ámbito de la política.

-La salida de su predecesor, Demetrio Pérez, sí ha sido traumática, ¿no?

-Ha sido un gran delegado provincial, con un compromiso político de alto rango y con solvencia técnica. Su marcha ha sido una decisión personal, y cuando alguien dice eso nadie puede preguntar qué hay detrás.

-Pero es evidente que encabezó una candidatura crítica en el PSOE de Sevilla...

-El secretario general del PSOE Sevilla, José Antonio Viera, y es una valoración personal porque lo conozco, lo último que haría es sangre tras un congreso, una situación que se abre en un plazo, se cierra en otro y que al día siguiente te pones a trabajar.

-¿Cree que se equivocó?

-No, fue una opción personal, es como cuando te presentas a unas elecciones: puedes ganar o perder, y tienes que buscar apoyos. Pero todo sirve, también curte, porque pulsas el apoyo que tienes en el partido, de eso también ha sacado una experiencia tremendamente positiva.

-Pues no lo parece.

-No se siente en ningún momento víctima, ha sido un gran delegado provincial y va a ser un gran cargo allá donde tenga que desempeñarlo. No está en la agenda tras ningún congreso hacer daño a ningún militante.

-¿Habló con él cuando le ofrecieron su cargo?

-No, no lo llamé por respeto, porque era el delegado provincial, yo no era nada. Como amigo y compañero podría haberlo llamado, porque me causó alegría que me ofrecieran el cargo, pero no llamé a nadie hasta que el lunes por la mañana lo confirmé.

-Tanto él como usted han tenido problemas en sus agrupaciones locales.

-Pero de distinta índole. Lo mío han sido prisas, creían que me iba a ir. Pero todo han sido especulaciones, habría aguantado como alcaldesa hasta 2011, porque tenía plena confianza en que el partido iba a solucionar la situación. En el pueblo cada vez que había elecciones decían eso de "ésta se va", y eso hace daño sin querer, se instala en los mentideros políticos de la agrupación.

-¿Con su marcha se soluciona la crisis en el municipio?

-Yo no he sido el motivo de la crisis: aquello tiene un componente político. Y me he ido callada, sin hacer ni una declaración.

-Centrándonos en su cargo, ¿cuáles son sus prioridades?

-Las infraestructuras, el transporte y la VPO. Y no sólo porque sean una exigencia ciudadana, sino también por lo que suponen de creación de riqueza, de empleo, de revulsivo para la provincia en esta etapa difícil por la crisis.

-En infraestructuras, ¿podría asegurar que el Metro de Sevilla se inaugurará antes de las fiestas navideñas?

-Hombre, poner plazos? Se puede poner una horquilla y decir que se va a cumplir, pero dar una respuesta desde el desconocimiento que ahora tengo de la planificación sería muy confiado por mi parte. Lo que sí es seguro es que, después de tanto tiempo, esperar 10 ó 15 días más o tres meses sería absolutamente secundario.

-¿Cree que la culpa de la asfixia económica de los ayuntamientos es por confiar demasiado en los ingresos del urbanismo?

-No, los ayuntamientos lo que hacen es servir a la ciudadanía. El tema del urbanismo, desde el rigor y la legalidad absoluta con que lo han llevado la inmensa mayoría, ha servido para impulsar y adelantar proyectos muy importantes. Los ayuntamientos no están en crisis por disparates de los alcaldes, es por la coyuntura que ahora toca.

-¿Comparte la visión de la FAMP de que se podrían subir determinados impuestos?

-Una presión fiscal desmedida supone repercutir en el ciudadano parte del esfuerzo, aunque entre todos deberíamos poner un poco. Pero éste es un ejercicio para ajustarse al IPC y para reflexionar sobre el gasto público.

-¿Cómo valora que algunos ayuntamientos hayan empezado a cobrar por determinados servicios extra que daban?

-No sería incorrecto, lo que sí sería gravoso para el ciudadano sería subirlos por encima de los costes, tratar de compensar así cualquier otra cuestión. Pero debemos educarnos todos en que también los servicios tienen su precio.

  • 1