Economía

Los bancos centrales se unen para inyectar liquidez al mercado

Bruselas mantiene la previsión de crecimiento de la Eurozona en el 1,6% y descarta la recesión.

el 15 sep 2011 / 15:43 h.

Bruselas mantiene la previsión de crecimiento de la Eurozona en el 1,6% y descarta la recesión.

El día que se cumplía el tercer aniversario de la quiebra del cuarto banco de inversión de EEUU, Lehman Brothers, los bancos europeos vivieron una jornada festiva. Fue la reacción al anuncio del Banco Central Europeo (BCE), la Reserva Federal estadounidense (Fed), el Banco de Inglaterra, el Banco de Japón y el Banco Nacional de Suiza de nuevas operaciones coordinadas de liquidez en dólares americanos con el objetivo de inyectar liquidez en los mercados antes de final de año.

En concreto, celebrarán tres subastas -el 12 de octubre, el 9 de noviembre y el 7 de diciembre- con vencimiento a tres meses, en forma de operaciones de recompra de activos admitidos como garantía, a tipo fijo y sin límite en la cantidad adjudicada.

Los bancos centrales aclararon que, pese a estas nuevas operaciones, se mantendrán las actuales subastas en dólares con vencimiento a siete días. Según los datos proporcionados por el BCE, en la última subasta semanal en dólares adjudicó 575 millones a un tipo de interés del 1,1% a dos entidades europeas.

Los principales mercados europeos reaccionaron con fuertes subidas a esta noticia. El Íbex 35 selló la jornada en la cota de los 8.300 puntos, con un avance del 3,63%. El selectivo español engordó así las ganancias con las que inauguró el día tras el éxito de la subasta de obligaciones del Tesoro y encadena su tercera jornada consecutiva de avances desde que los mercados cambiaran de rumbo al son de las declaraciones políticas para evitar la quiebra de Grecia.

Además, el vicepresidente de la CE y responsable de Competencia, Joaquín Almunia, avanzó que permitirá que el actual régimen que facilita la concesión de ayudas públicas a los bancos, que se puso en marcha en 2008 y en principio iba a expirar a finales de este ejercicio, se prorrogue hasta 2012 debido al agravamiento de la crisis financiera.

Por su parte, Bruselas revisó ayer sus previsiones económicas, aunque rechazó que la UE vaya a caer en una segunda recesión y también que se produzca esta situación a nivel mundial. No obstante, el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, admitió que prevé "un estancamiento" en el segundo semestre en la UE y la Eurozona. Bruselas mantiene estable su previsión de crecimiento para 2011 en la Eurozona en el 1,6%, el mismo que estimaba en sus previsiones en primavera.

Así revisó al alza la previsión de crecimiento de Alemania en tres décimas, desde el 2,6% al 2,9%, pero recortó la de Francia, del 1,8% al 1,6%; la de Italia, del 1% al 0,7%, y de los Países Bajos, del 1,9% al 1,7%. En el conjunto de la UE, la Comisión prevé que la economía crezca en 2011 un 1,7%, una décima menos.

Además, la presidencia polaca y el Parlamento europeo cerraron ayer "un acuerdo preliminar" para que la UE imponga multas de hasta el 0,2% del PIB a los países de la Eurozona con déficit y desequilibrios excesivos.

No hay variaciones para España

La Comisión Europea mantuvo ayer sin cambios su previsión de crecimiento en 2011 para la economía española en el 0,8%, y advirtió de que el debilitado entorno global y la incertidumbre afectarán negativamente a sus perspectivas de crecimiento para lo que queda de año, provocando una desaceleración en el crecimiento en el tercer y cuarto trimestre del año.

Las últimas previsiones de Bruselas, que coinciden con las publicadas en primavera, continúan por debajo de las del Gobierno español, que mantiene la suya en el 1,3%. La Comisión destaca que los elevados desequilibrios en el sector privado acumulados durante el boom inmobiliario y el desempleo, en máximos históricos, continuaron lastrando la previsión de la economía española.

"En cambio, gracias a una primera mitad mejor de la esperada el PIB de España -con un alza del 0,4%-está previsto que aumente un 0,8% en el conjunto del año.
En ello tuvo que ver el impulso de las exportaciones y un incremento del gasto público antes de las elecciones locales y autonómicas de mayo. En el segundo trimestre, la economía española creció dos décimas, gracias a las exportaciones netas y al fortalecimiento del consumo privado. De cara a los dos últimos trimestres, la Comisión prevé que el PIB se incremente una décima cada uno.

Por otra parte, señala que el consumo privado está previsto que se mantenga en niveles moderados debido a una deuda de los hogares "aún sustancial" y el elevado desempleo.

La CE reconoció que España ha realizado un "enorme progreso" en sus esfuerzos de consolidación fiscal y que reaccionó "rápidamente" a las presiones de los mercados financieros que se agudizaron en agosto, pero avisó al Ejecutivo de Rodríguez Zapatero que promover más medidas de estímulo sería "contraproducente".

 

  • 1