Local

Los bares de la Alameda trasladan sus quejas al Defensor

La recién constituida Asociación Empresarial de Bares y Restaurantes de la Alameda (Asebra) presentó ayer una queja formal en la oficina del Defensor del Pueblo, denunciando la presión policial que sufren.

el 14 sep 2009 / 20:52 h.

TAGS:

La recién constituida Asociación Empresarial de Bares y Restaurantes de la Alameda (Asebra), que representa entre 28 y 35 locales de la zona, presentó ayer una queja formal en la oficina del Defensor del Pueblo, denunciando la presión policial que sufren los fines de semana y el dilatado proceso burocrático que les hace enfrentarse a los agentes sin las licencias de veladores ni de apertura, una situación que apenas ha variado desde que se puso de manifiesto el pasado verano.

Entretanto, el Ayuntamiento ha hecho público un diseño de veladores para la Alameda que limita a diez el número máximo de mesas para cada terraza, algo que afecta a una serie de bares que por tener más fachada tendrían derecho a más mesas, según la ordenanza sobre veladores que está en vigor. La asociación ha contratado a un gabinete de abogados y algunos bares han pedido asesoramiento técnico para estar seguros de que la ordenanza les permitiría instalar más de diez mesas en el nuevo acerado.

Se da la circunstancia estrambótica de que los bares de la Alameda han tenido que renovar sus licencias la semana pasada para cumplir con lo dispuesto en la normativa municipal, que obliga a renovar las licencias semestral o anualmente. Pese a que esas licencias fueron derogadas por Urbanismo hace más de un año cuando arrancaron las obras de rehabilitación de la Alameda. El consistorio ha decidido no renovar las licencias hasta que el bulevar no sea inaugurado, algo que ocurrirá presumiblemente el próximo 28 de diciembre, según fuentes municipales.

Por falta esas licencias, algunos bares han sido amonestados, precintados o incluso se han visto obligados a cerrar, como es el caso de El Corral de Esquivel, que llevaba tres años sin licencia. Los dueños de una treintena de bares de la Alameda lograron reunirse el pasado 14 de septiembre con la concejal de Medio Ambiente y el gerente de Urbanismo, Manuel Marchena, que les prometió destinar a varios técnicos para que agilizasen la concesión de nuevas licencias de veladores. Pero nunca ocurrió.

Toda esta situación fue trasladada ayer tal cual al Defensor José Chamizo, el cual les pidió toda la documentación que en los últimos meses se haya ido generando, desde quejas particulares hasta denuncias policiales. Los afectados creen que el Ayuntamiento ha esperado a que el frío de invierno se lleve a los clientes de las terrazas, algo que, en parte, ha terminado pasando.

  • 1