lunes, 17 diciembre 2018
08:15
, última actualización
Cofradías

Los barrios se vuelcan con el Corpus Chico

Como todos los años las calles de Triana se llenaron de devotos.

el 10 jun 2012 / 14:59 h.

Custodia de Triana.

La festividad del Corpus en los barrios de Sevilla está en alza. No decae. Es una tradición que va a más. Y al igual que sucedió el jueves en Sevilla, los fieles se volcaron con sus cortejos. Incluso en los de Triana y la Magdalena hubo más público que en años anteriores.

La mañana acompañó a los devotos. Fue una jornada espléndida, con el sol iluminándolo todo y con una temperatura más que agradable. Sólo empezó a apretar el calor cuando llegó la hora de recogida de los pasos en sus respectivos templos.

En Triana, sus calles, tal y como manda la ocasión, estaban alfombradas con juncia y romero, que despedían un olor que lo impregnaba todo: el aroma del Corpus Chico. El barrio estaba atestado, pero sin agobios, de fieles que querían contemplar de cerca los cinco pasos de su Corpus: el Niño Jesús, San Francisco de Paula, Santa Justa y Rufina, la Purísima Concepción y la Custodia.

La devoción y los comentarios elogiosos sobre el exorno de los pasos y sobre las marchas que tocaban las bandas de San Juan Evangelista y la de las Tres Caídas se mezclaban con las conversaciones sobre el tema del día: el rescate de Europa a la banca española.

Las calles del arrabal y en especial Rodrigo de Triana y Pureza se arreglaron para este día grande. Un buen número de balcones estaban engalanados y en las calles se instalaron majestuosos altares. Este año más que en 2011, volviéndose a montar el de Madre de Dios.

En Rodrigo de Triana estaba colocado el ganador del concurso de este año, el del colegio de los Salesianos, que es la primera vez que se lleva el premio, comentó una de las jóvenes que lo custodiaba, aunque aclaró que también era el segundo año que presentaban. El primero fue en 2011, ocasión en la que no se celebró el concurso de altares en Triana.

Ya al otro lado del Guadalquivir, en el Corpus de La Magdalena, los asiduos a la procesión comentaban que había bastante más gente que en otras ocasiones. Para ver esta procesión había grupos de turistas que no dejaban de hacer fotos a todos y cada uno de los detalles de los tres pasos del cortejo: el Dulce Nombre de Jesús de la Hermandad de la Quinta Angustia, la Inmaculada Sacramental de la Magdalena y la Custodia, que estaban acompañados por la música de la Banda del Maestro Tejera.

Junto a los turistas que miraban con curiosidad la procesión, no faltaron los sevillanos que se toparon con el cortejo sin saber qué se estaba celebrando y que interrumpieron su paseo para contemplar a la comitiva.

Algunos balcones de calles cercanas a la Magdalena, como Canalejas, también estaban engalanados e incluso en alguno de los portales se habían instalado altares, aunque mucho más sobrios que los que estaban montados en Triana, que podían haber competido, sin ningún tipo de complejo, con los colocados el miércoles en el centro de Sevilla.

El Corpus de San José Obrero también congregó a sus devotos. Las calles de la zona y fundamentalmente las de El Fontanal se prepararon para recibir a la Custodia, cedida por la Hermandad del Gran Poder de Camas, que era portada sobre el paso de la Cruz de Mayo de San Benito, que también lo prestó para la ocasión.

Esta procesión data de 2001 y ayer fue la primera vez que su Divina Majestad fue portada bajo custodia.

En este barrio igualmente se instalaron altares tanto en El Fontanal como en La Rosaleda.

Estos tres cortejos no fueron los únicos que recorrieron las calles de Sevilla. Asimismo se celebraron Corpus en Santa Genoveva, San Isidoro y Nervión. Todos ellos contaron con numerosos fieles.

  • 1