Local

Los bazares tienen los días contados en el centro

El Consistorio ha aprobado en Junta de Gobierno Local la puesta en marcha de un Plan Especial para regular la actividad en los comercios de la zona centro.

el 15 sep 2009 / 04:57 h.

TAGS:

El Ayuntamiento ha aprobado en Junta de Gobierno Local la puesta en marcha de un Plan Especial para regular la actividad en los comercios de la zona centro. Esta decisión surge a raíz de la proliferación de actividades comerciales de escasa cualificación que venden toda clase de artículos. La medida afecta sobre todo a los bazares chinos y árabes que proliferan ampliamente por esta zona. De hecho, sólo entre las calles La Mina y Mairena hay unos 15 establecimientos de este tipo.

En la mayoría de los casos son comercios ubicados en un único establecimiento o colindantes que venden todo tipo de artículos, entre ellos venta al por menor de ropa, zapatos o complementos, y que, según el Gobierno Municipal, "están generando una sensación de merma en el atractivo comercial que el entorno urbano ha de ofrecer a los ciudadanos".

En este sentido, la Junta de Gobierno Local plantea la realización de un estudio de las características del comercio tradicional de Alcalá para establecer una normativa reglamentaria en la implantación de los comercios en la zona centro.

La medida tiene su base en el artículo 14 de la Ley 7/2002 de Ordenación Urbanística de Andalucía en la regulación de los Planes Especiales que señala la necesidad de conservar, restaurar y mejorar los conjuntos urbanos. En concreto, la propuesta plantea suspender, por el plazo máximo de un año, las autorizaciones y licencias urbanísticas para las actividades comerciales antes mencionadas.

"Acataremos lo que establece la ley. Si vives en un sitio, hay que respetar las normas de ese lugar. Hay que integrarse", respondió ayer el dependiente de uno de estos locales en la calle Mairena, Xiao Zhu. Según aseguró a este periódico, la mayoría de locales regidos por asiáticos sólo abre "algunos domingos y festivos en épocas de navidades, carnavales?".

Aunque no quiere cuestionar la normativa plantea una duda sobre su conveniencia: "¿Dónde va a comprar la gente cuando tenga todo cerrado? Ahora pueden ir abajo de sus casas y encontrar lo que necesitan. Es bueno para ellos y para nosotros".

  • 1