Local

Los belgas reclaman que el país no se divida en dos

Unas 35.000 personas tomaron las calles de Bruselas para defender la unidad belga, en un momento en el que el país vive la crisis política más grave de su historia, tras más de cinco meses sin Gobierno y con la presión independentista flamenca, una situación que hace temer por la unidad del país.

el 14 sep 2009 / 20:19 h.

TAGS:

Bélgica sufre la crisis política más grave de su historia tras más de cinco meses sin Gobierno y con la presión independentista flamenca, una situación que hace temer por la unidad del país. Por ello, unas 35.000 personas tomaron las calles de Bruselas para defender la unidad belga.

En un ambiente festivo y entre la música de charangas y el canto del himno nacional, familias, parejas, grupos de amigos y hasta tropas de scouts acudieron con miles de banderas belgas, pancartas en las tres lenguas del país (francés, flamenco y alemán, porque hay una pequeña comunidad de habla germánica) y algunas enseñas provinciales. De esta manera, la ciudadanía responde al bloqueo político que impide formar un nuevo gobierno y da un serio toque de atención ante el aumento de la tensión entre flamencos y francófonos.

La unión hace la fuerza, la divisa bajo la que Bélgica nació en 1830, fue el eslogan más empleado en carteles, pancartas y banderas junto con la mención a la solidaridad nacional. "He venido a proteger la unidad del país, porque todo lo que está pasando ahora es bastante difícil", señaló Eva, una de las participantes en la manifestación, que llegó procedente de uno de los municipios de la periferia de Bruselas donde se está agudizando la disputa entre flamencos y francófonos.

"Queremos mostrar a los políticos que no representan la opinión nacional. Estamos un poco hartos de ir como un rebaño", apuntó con dureza otro asistente, Etienne. En su opinión, más que una deriva independentista en Flandes, lo que hay es una deriva en la clase política, que "sólo hace una cosa, agarrarse al poder", y al final lo que se decide "no representa en absoluto" el interés general del pueblo.

Crisis política. El telón de fondo del acto está tejido por los más de cinco meses (periodo récord) alcanzados sin un acuerdo para formar un gobierno de coalición tras las elecciones legislativas del 10 de junio pasado. Los partidos de la región de Flandes quieren reformar el Estado federal y dar más competencias a las regiones, a lo que se oponen los de la región de Valonia, una zona más deprimida económicamente que teme quedar en desventaja y perder la solidaridad de sus vecinos del norte. Estas disputas han dado un nuevo impulso a las voces, por ahora minoritarias, que en Flandes se pronuncian a favor del separatismo.

  • 1