Deportes

Los béticos abren otra vía contra Lopera y Oliver

Un grupo de accionistas y PNB presentan alegaciones para que el concurso sea calificado como culpable y los exdirigentes lo paguen.

el 27 dic 2012 / 19:59 h.

Lopera y Oliver, en julio de 2010.
-->

El concurso de acreedores del Betis todavía no ha tocado a su fin. Al menos el fin absoluto. Es verdad que sus acreedores ya aprobaron en mayo la propuesta de convenio que les planteó el club y que el proceso está ahora en la etapa de pago, pero la fase concursal tiene un epílogo fundamental que aún se encuentra en marcha. Se trata de la calificación del concurso y es responsabilidad de los tres administradores que pilotaron el proceso (Antonio Jesús González, Francisco Tato y Gerardo Narbona). Si lo consideran fortuito, no pasará nada, pero si lo califican de culpable, significará que los directivos que dirigieron el club en los dos años anteriores a la declaración del concurso incurrieron en alguna irresponsabilidad y serán castigados con su inhabilitación como administradores en cualquier empresa mercantil y con una indemnización por daños y perjuicios a la sociedad, en este caso el Betis. En otras palabras, otro problema para Manuel Ruiz de Lopera, Luis Oliver, Jaime Rodríguez-Sacristán, Pepe León y Manuel Castaño, entre otros.

Todo esto ya es conocido desde hace meses. La novedad es que el pasado viernes 21 acabó el plazo para que cualquier accionista presentase alegaciones ante los administradores concursales con el fin de que opten por la culpabilidad y hubo dos grupos que así lo hicieron. Por un lado, buena parte de los diecisiete accionistas que en junio presentaron la demanda civil (ya estimada por el juez) para solicitar la nulidad del 31,38% del capital social en poder de Lopera (que en total posee el 51,34%). Y por otro, la asociación de base Por Nuestro Betis.

Son dos escritos que acaban de llegar al Juzgado de lo Mercantil número 1. A partir de este momento, los administradores concursales tienen quince días hábiles para decidir por fin si el concurso de acreedores del Betis fue fortuito o culpable. Luego, el informe pasará a manos del Ministerio Fiscal, que puede ratificar el dictamen o rebatirlo. Y entonces sí se acabará este largo proceso.

Los argumentos de las alegaciones son más o menos similares. A grandes rasgos, denuncian a Oliver y su directiva por irregularidades ya conocidas e investigadas, como las comisiones por los traspasos de Sergio García y Mehmet Aurelio o las contrataciones de empresas (Orion) que luego no prestaron el servicio firmado. Y también hacen hincapié en la gestión de Lopera en su etapa final (la única susceptible de ser castigada por esta vía, ya que la calificación se basa en los dos años anteriores a la entrada del club en concurso). Es decir, su política de gastos en el verano de 2009, cuando con el equipo ya descendido a Segunda aumentó las inversiones en lugar de reducirlas a pesar de las muy previsibles pérdidas que de antemano tendría el club, como la televisión (de 27 millones a 2,3).

Son las dos únicas alegaciones que tendrán en sus manos González, Tato y Narbona. Su decisión se espera para mediados de enero. El Betis, como ya anunció en la junta de accionistas, se mantiene al margen.

-->-->

  • 1