Local

Los bomberos alertan del peligro y la saturación que padecen sus instalaciones

Gases incompatibles que se apilan juntos en un almacén dentro del parque de Bomberos, o junto a las camas en las que duermen, bultos que sobresalen de estanterías con riesgo de caída, taquillas por doquier porque no queda sitio...

el 15 sep 2009 / 04:36 h.

TAGS:

Gases incompatibles que se apilan juntos en un almacén dentro del parque de Bomberos, o junto a las camas en las que duermen, bultos que sobresalen de estanterías con riesgo de caída, taquillas por doquier porque no queda sitio... todo ello ha llevado al sindicato a denunciar ante la Inspección de Trabajo.

El acetileno, el gas que crea la llama con la que los Bomberos cortan el metal si una víctima queda encerrada tras un accidente de tráfico, se potencia con oxígeno para aumentar su fuerza. Por eso no pueden guardarse juntos, ni almacenarse dentro de los edificios.

Tras una denuncia anterior, en 2005, el Sindicato Profesional de Bomberos (SPB) logró que en el parque de Carretera Amarilla el Ayuntamiento separara ambos gases y los colocara en armarios fuera del parque de Bomberos. Pero en los otros tres -Pino Montano, Carretera Amarilla y Polígono Sur- no ocurre así. El de San Bernardo, que cumple las funciones de parque central, ofrece las peores condiciones: Las bombonas, de distinto color para que no haya errores, se guardan juntas y en un cuarto interior cercano a extintores y otros elementos peligrosos, como el veneno usado para matar abejas.

Es uno de los riesgos más graves por los que el sindicato requirió la semana pasada a la Inspección de Trabajo para que acuda a las instalaciones y verifique las "múltiples deficiencias" de las que alertan. La denuncia habla de "almacenamiento inadecuado de líquidos inflamables, productos químicos, gases, riesgo de caída, contacto eléctrico, exposición a productos químicos, incendio, explosión", por el "incumplimiento en materia de Prevención de Riesgos Laborales".

"Ni siquiera es cuestión de dinero, en muchos casos es dejadez", dice Juan Carlos Bernabé, secretario general del SPB, que recuerda que algunos cambios saldrían gratis. Aunque también se queja de que, desde que en 2005 el Consistorio se comprometiera por escrito a realizar mejoras de urgencia, no se haya hecho nada. En 2006 y en 2007 se consignaron partidas -el primer año en torno a un millón de euros y el año pasado 161.000- pero en ambos casos se desviaron al final a otros usos, lo que ha acentuado su malestar. "Para este año, otra vez, no habrá dinero", subraya Bernabé.

El deteriorado escenario se completa con maquinaria sin protección en los talleres en los que se arreglan los vehículos, cables sueltos y grandes bultos sobre precarias estanterías que podrían caerse. Inspección de Trabajo debería acudir a verificarlo de inmediato, pero la sobrecarga que tienen hace temer al sindicato que la solución no será tan rápida.

  • 1