Local

Los británicos culpan a Cameron de actuar tarde y mal contra los disturbios

Ciudadanos de Londres se manifiestan contra la violencia callejera y para protestar por la situación económica y social del país.

el 13 ago 2011 / 17:38 h.

TAGS:

Los disturbios que la semana pasada se vivieron en Reino Unido le pueden costar caro al primer ministro, David Cameron , porque más de la mitad de los británicos opina que Cameron no actuó lo suficientemente pronto como para frenar los altercados.

Según una encuesta de ComRes para el diario británico The Independent, sólo el 30% de los ciudadanos cree que Cameron respondió adecuadamente a la ola de violencia que ha azotado al país en la última semana, mientras que el 44% opina lo contrario. Además, el 54% afirma que el primer ministro británico, que no volvió de sus vacaciones hasta el pasado lunes cuando los disturbios alcanzaron su punto álgido, actuó con dilación en el control de la situación tras el recrudecimiento de la violencia.

En cambio, un 45% de los encuestados opina que el comisario en funciones de la Policía Metropolitana, Tim Godwin, ha hecho un buen trabajo durante esta semana de disturbios y sólo el 27% cree lo contrario.

Estos datos revelan un mantenimiento del apoyo ciudadano a la gestión de la Policía sobre la de los políticos que ya vislumbró un sondeo de YouGov esta semana, si bien los niveles de desaprobación de Johnson son menores en Londres que en el resto de Reino Unido.

A pesar de las fuertes críticas realizadas por la clase política contra las fuerzas policiales, especialmente tras los primeros conatos de altercados en el barrio londinense de Tottenham, la confianza en la actuación de la Policía se sitúa en un 61%. Sin embargo, los encuestados más jóvenes y pobres son el principal foco de desconfianza hacia la Policía, aunque, en general, los ciudadanos están satisfechos con su gestión en los incidentes.

Cameron, para mejorar su imagen, ha comenzado a mover fichas y una de las decisiones que ha tomado es nombrar al exjefe de la Policía de Nueva York, Los Ángeles y Boston William Bratton su consejero sobre criminalidad. "He sido contratado por el Gobierno británico para consultar con ellos el tema de los criminales, la violencia y la intervención (policial) desde la experiencia en Estados Unidos y para ofrecer algunos consejos y asesoramiento", admitió Bratton.

Sin embargo, y a pesar de la gravedad de los disturbios , el ministro de Economía británico, George Osborne, aseguró ayer que el plan de reforma del cuerpo de Policía, que contempla una sustancial reducción del número de agentes, no se verá alterado por los altercados.

"Tanto la ministra del Interior (Theresa May) como el primer ministro (David Cameron) y yo estamos comprometidos con el plan que hemos desarrollado para la reforma de la Policía", aseguró Osborne a la cadena BBC.

Osborne subrayó que el objetivo del plan sigue siendo el de "incrementar la presencia policial" a pesar del sustancial recorte de 2.000 millones de libras sobre el presupuesto total de las fuerzas de seguridad, y que comportaría el despido de hasta 30.000 funcionarios del cuerpo.

Manifestación. Por otra parte, para mostrar, entre otras cuestiones, su rechazo a los actos de violencia callejera, varios centenares de personas marcharon ayer por las calles del barrio de Tottenham una semana después de que comenzaran los disturbios en Reino Unido. Los ciudadanos pidieron justicia por la muerte de Mark Duggan, el joven negro que murió hace nueve días abatido por la policía, la mecha que prendió la violencia callejera en el país y que acabó con más de 1.600 detenidos. Los manifestantes se quejaron de la situación económica y social, pero también del sistema político que les representa, del que sienten que no forman parte. "Dad a nuestros hijos un futuro" o "Culpa a los tories, no a nuestros hijos" son algunos de los lemas que encabezaron la marcha, según la web de El País.


  • 1